Exoesqueletos en áreas quirúrgicas para evitar lesiones en sus profesionales

El Servicio Andaluz de Salud (SAS), a través de la Dirección General de Personal y de la Dirección Gerencia del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, ha puesto en marcha un proyecto piloto para la implementación del uso de exoesqueletos en las áreas quirúrgicas. Así, este pilotaje se iniciará en la Unidad de Gestión Clínica de Cirugía Plástica y Grandes Quemados del Rocío. Este plan se ha podido iniciar gracias a la firma de un convenio de colaboración entre el SAS y la empresa de origen sevillano Iturri, que cede los equipos.

El exoesqueleto se constituye como una herramienta que permite que los puestos de trabajo sean constantemente ergonómicos, asistiendo al profesional para soportar o realizar tareas físicas con un menor esfuerzo, permitiendo el descanso de las estructuras musculares sometidas a sobreesfuerzo, evitándose de este modo la fatiga muscular.

En el hospital sevillano se llevará a cabo la selección de los puestos de trabajo donde se empleará el uso de los exoesqueletos, recogiendo información para identificar posibles aspectos de mejora en el uso de los mismos, grado de satisfacción que expresen los profesionales, con la intención de trasladar los posibles beneficios que estas herramientas ergonómicas puedan generar en la reducción de los trastornos musculoesqueléticos.

En este sentido, Iturri, además de ceder los exoesqueletos, gestionará la formación de los profesionales en su uso, el mantenimiento necesario para su óptima utilización y, en caso de ser necesario, se hará cargo de las reparaciones de los mismos y/o de su sustitución.

Desde el Servicio Andaluz de Salud se impulsa así esta intervención ergonómica para incorporar los avances tecnológicos en los puestos de trabajo de los profesionales, teniendo la oportunidad de seguir posicionando al SAS en la vanguardia de la innovación tecnológica al servicio de la salud en Andalucía.

Los trastornos musculoesqueléticos (TME) son una de las dolencias de origen laboral más habituales en los profesionales de la salud y suponen un coste económico muy elevado para las empresas y una merma en la salud de los trabajadores, con importantes consecuencias en su calidad de vida. Desde el ámbito hospitalario, se han analizado aquellos factores de riesgo ergonómico susceptibles de derivar en un trastorno musculoesquelético en intervenciones quirúrgicas, en donde participan un elevado número de profesionales que deben adoptar diversas posturas forzadas tanto de tronco, como de cuello y de extremidad superior, aparte de la carga estática que supone mantener una postura de bipedestación prolongada, lo que les supone una elevada carga física.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.