compártelo en
Share

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) viene denunciando reiteradamente el acuciante déficit de plantilla existente en la Guardia Civil de la provincia de Córdoba, con más de 100 plazas sin cubrir desde hace mucho tiempo. Y lejos de mejorar, la situación va empeorando a pasos agigantados, porque el pasado viernes día 12 de septiembre la Dirección General de la Guardia Civil publicó la resolución de adjudicación de destinos, que se esperaba desde hace varios meses.

De los 1.800 guardias civiles que se les asigna destino, sólo dos llegan a la provincia de Córdoba (a los Puestos de Montilla y Baena), lo cual no supone incremento alguno, sino todo lo contrario, porque simultáneamente se van de la provincia tres efectivos (de los Puestos de Montilla y Baena, y de la patrulla del SEPRONA de Hornachuelos).

Córdoba es la provincia de Andalucía con menos guardias civiles, sin ser la de menor población, y a nivel nacional sólo está por encima de algunas provincias con competencias transferidas en materia de seguridad y otras con muchos menos habitantes.

Es la provincia de Andalucía a la que menos componentes se han destinado, y una de las que menos en todo el país, muy por debajo de otras (Madrid 544, Valencia 200, Alicante 177, Santa Cruz de Tenerife 80, Las Palmas 67, Navarra 59, Murcia 56, Melilla 50, etc.).

A pesar de ello, hace unos días la Subdelegación del Gobierno y la Jefatura de la Comandancia anunciaban a bombo y platillo que el dispositivo para la campaña agrícola se verá reforzado con el apoyo de unidad de caballería y un helicóptero, medida temporal meramente estética que de nada sirve, porque lo cierto es que la plantilla provincial está bajo mínimos y empeorando progresivamente.

Situación límite

La AUGC ha denunciado recientemente que esa escasez de guardias civiles obliga a patrullar en solitario y mezclando personal de distintas poblaciones. En algunas unidades la situación es ya límite, como ocurre en el Núcleo de Servicios (unidad que se encarga de la vigilancia y seguridad del acuartelamiento ubicado en Córdoba, sede de la jefatura provincial), el cual está siendo reforzado por personal de la Sección de Seguridad Penitenciaria que ha sido comisionado a tal efecto, a pesar de que dicha unidad no puede cubrir sus propios servicios, viéndose obligada a suspender determinados cometidos e incluso requiriendo el refuerzo del Puesto de Córdoba para que asuma la vigilancia perimetral del centro penitenciario mientras sus efectivos realizan el traslado de presos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share
Share