CTA acusa de represión sindical a Fuente el Pino

Fuente el Pino es una empresa agrícola de transformación, localizada en Santaella (Córdoba), que se dedica a la manufacturación de ajos y cebollas.

Las mujeres trabajadoras, cansadas de no tener derechos, de ningún tipo, y de estar sometidas a las condiciones laborales pésimas y precarias que la empresa implanta, acudieron a C.T.A. para hacer elecciones sindicales y tener su Comité de Empresa (formar el Sindicato decían ellas.)

Firmaron la gran mayoría de las mujeres del almacén y se convocaron las elecciones sindicales. Cuando el preaviso llegó al empresario, este bajo a la sala de trabajo. Y dijo frases como: “Me habéis traicionado, me habéis clavado un cuchillo en el corazón, a mí eso no se me hace” “aquí va a ver mal rollo”. “El que va a venir aquí yo no lo conozco, pero es un perrancano”, “podíais haber ido a CC.OO. o U.G.T.”. Estas fueron las lindezas y algunas más dicho y hecho.

Contratan a un abogado especialista en enredar y lo mandan al proceso electoral:

  1. El primer fraude que hace es decirle a la Mesa Electoral que no nos dé el censo.
  2. El segundo Fraude que las elecciones son para el centro de Córdoba, ellos las amplían al centro de trabajo de Albacete, centro que no estaba convocado. Los de Albacete votan todos por correo, sin que se nos muestren la solicitud del voto previa, que tienen que hacer a la Mesa Electoral antes de emitir el voto, evidentemente se trata de que controle el AMO.
  3. La tercera barrabasada consiste en hacer que voten todos los extranjeros que pueden recopilar por el campo, repetimos SIN CENSO, sin que pudiéramos identificar quién votaba. Estos trabajadores ni siquiera hablaban el castellano, muchos no llevarían ni el mes trabajando, los traen en furgonetas y con la foto en el móvil de la candidatura de U.G.T., la cual además estaba señalada. Y algunos decían: “son buenos, pagan”.

A pesar de ello obtuvimos 87 votos del almacén la inmensa mayoría, pero el resultado fueron seis para U.G.T. encabezada la candidatura por el Encargado General puesto ahí por la empresa y tres Delgadas de C.T.A.. Así obtienen la representación de los trabajadores “los demócratas de U.G.T.”.

Le ganamos el laudo arbitral sobre las elecciones, ganamos la sentencia que es irrecurrible, a pesar de todos los aplazamientos judiciales que consiguió el abogado de la Patronal, y que desde nuestro punto de vista la mayoría fueron otorgados injustificadamente. Pero a una sentencia que en el pie de página dice que es irrecurrible aún sigue presentando recursos y dando vueltas por los Juzgados. Llevamos ya un año esperando sobre una demanda de tutela de libertad sindical, por las amenazas que el empresario les hizo a las trabajadoras, y el juicio aplazado por tres veces.

El problema ahora viene porque por supuesto el Comité de Empresa no propone nada, ni sirve para nada, es más pretende que el único interlocutor con la empresa sea el Encargado General de U.G.T., incluso, lo intentaron meter en el reglamento del Comité de Empresa, cosa que es ilegal. La empresa no se reúne con las delegadas de C.T.A. nunca, el empresario no las recibe, no nos da la copia básica de los contratos de trabajo, ni el registro horario. Deja paradas a las fijas discontinuas y llama a sustituirlas por eventuales, con el fin de no hacerlas fijas a tiempo completo, las horas sindicales no las cotiza a la Seguridad Social, la Inspección de Trabajo sabe todo esto desde hace más de un año, pero no ha tenido tiempo de actuar, ya ha tenido dos reuniones con las Delegadas de C.T.A. para preguntarle lo mismo, pero no actúa.

A las delegadas de C.T.A. las han cambiado de puesto de trabajo, las miran con desprecio, las llama a chiflidos, o palmas, les dice frases como: “tú te callas y hablas cuando yo te diga”. La dirección del Sindicato lo que hizo fue denunciar estos hechos en un video y poniendo a la empresa en conocimiento de un presunto acoso laboral. El Encargado General se presentó en el centro de trabajo, por la tarde, y le exigió mejor dicho atosigo a la delegada de C.T.A. Verónica para que le diera el documento registrado, un documento que es del Sindicato C.T.A., todo esto lo sabe la empresa y no ha hecho absolutamente nada, todo lo contrario, permitir el abuso y sancionar a nuestra compañera, reprimir a las de C.T.A.

Lo que si hace el encargado y presidente del Comité de Empresa por U.G.T., es darse de baja, después de cuando fue a acosar a la trabajadora y delegada de C.T.A. Verónica para que le devolviera el documento donde comunicábamos a la empresa el presunto acoso laboral. Entonces el Secretario del Comité de Empresa Subencargado General y también de U.G.T. saca un comunicado de apoyo al Encargado General, por lo buen encargado que es.

Pero como decíamos, este se encarga de poner en el tablón de anuncios de la U.G.T. unos pliegos para recoger firmas en apoyo del Encargado. Ya se sabe ahí hay que fichar, la trabajadora que no firme está identificada como simpatizante de C.T.A. y por lo tanto, en la lista negra, y firman 70; la empresa sin pruebas de ningún tipo acusa a nuestra Delegada Verónica de que le ha hecho una fotografía a las firmas, cosa que es un invento y que la empresa no ha probado. Pero además el tablón es público, y quién ha cometido la ilegalidad es quién expone en un tablón público de U.G.T. firmas privadas.

Por eso la acusan y le ponen una sanción de dos meses de suspensión de empleo y sueldo.

Esta es una empresa que dice que tiene firmado el Pacto Global de la Unión Europea, por las Buenas Prácticas Laborales, la Lucha contra la Corrupción, por el Medio Ambiente y por el Bienestar de los Trabajadores. Es decir, que encima seguramente coge subvenciones de la Unión Europea por ser muy “demócratas”, pues esta es la democracia que tenemos en España. El abuso y maltrato a las mujeres trabajadoras por cuatro analfabetos incalificables, y a los que no se les puede aplicar un delito en contra de los derechos de los trabajadores, sencillamente porque no existe legislación desarrollada en el Código Penal sobre estas cuestiones. No obstante por supuesto la denuncia por acoso laboral está puesta.

Por todo ello, convocamos a los trabajadores y trabajadoras que tengan la dignidad que tiene que tener una persona para ser persona, para que venga a manifestarse el día 30 sábado, a las 10,30 de la mañana, en la Plaza Mayor de Santaella (Ayuntamiento de Santaella) contra esta cacicada y contra los abusos a la mujer trabajadora.

Fuente: CTA

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.