Convocadas subvenciones para las escuelas de verano por 4,7 millones, el doble que en 2021

El Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) ha publicado la convocatoria de subvenciones de la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación por importe de 4.750.000 euros, el doble que el año pasado, en régimen de concurrencia competitiva, para el desarrollo de escuelas de verano por parte de entidades privadas sin ánimo de lucro en Andalucía.

La consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz, ha destacado que «en esta ocasión y por primera vez, esta convocatoria se realiza de forma independiente al resto de líneas de subvenciones con el objetivo de facilitar su puesta en marcha a partir de la finalización del curso escolar 2021/2022 para el apoyo de las necesidades de conciliación de las familias con niñas y niños».

En este ejercicio 2022, este programa da un notable salto cualitativo y cuantitativo. Por una parte, se ha superado la orientación de este recurso a la mera prestación de garantía alimentaria para adquirir especial relevancia como instrumento esencial para favorecer la conciliación de las familias con menores hasta los 15 años de edad desde un enfoque de igualdad entre mujeres y hombres.

Por otra parte, su presupuesto se ha visto incrementado de forma considerable, duplicando prácticamente las cifras que se venían otorgando al programa centrado en la garantía alimentaria. «De este modo, se prevé un notable incremento del número de escuelas organizadas. Y, adicionalmente, el mayor presupuesto va a posibilitar la mejora de la calidad de la atención prestada a las familias gracias a la diversificación de actividades, el incremento del personal contratado y, por tanto, la reducción de la ratio», ha señalado la consejera.

La convocatoria de ayuda institucional para las escuelas de verano tiene por objeto la gestión de actuaciones para la preparación y reparto de alimentos a menores de edad, preferentemente en zonas desfavorecidas, durante el periodo de vacaciones fuera del calendario escolar. Además, los programas deberán contemplar acciones complementarias de carácter socioeducativo relacionadas con el apoyo de los contenidos curriculares de ocio y tiempo libre, de educación en valores, actividades que desarrollen la imaginación y la creatividad o de educación para la salud.

Además, estas escuelas son un entorno favorable para detectar posibles situaciones de riesgo de niños y niñas. Y, por otro lado, para este curso, se convierten en un recurso importante para atender también a los niños y niñas de familias ucranianas refugiadas y ayudar a su integración social.

Por provincias, para Almería se destinarán 400.000 euros; para Cádiz, 1.200.000; para Córdoba, 300.000; para Granada, 700.000; en el caso de Huelva, 550.000; a Jaén, 200.000; a Málaga, 800.000; y, finalmente, 600.000 a Sevilla.

El plazo de presentación de las solicitudes será hasta el 10 de mayo.

Las escuelas de verano, que se desarrollan entre el 1 de julio y el 31 de agosto, atienden a niños y niñas de entre 3 y 15 años pertenecientes a familias con dificultades económicas y/o en situación de riesgo de exclusión que, previamente, han sido valoradas y derivadas por los servicios sociales comunitarios. Este programa, gestionado por entidades sin ánimo de lucro, tiene como objetivo garantizar tres comidas diarias (desayuno, almuerzo y merienda), así como desarrollar acciones socioeducativas y de ocio y tiempo libre.

Rocío Ruiz ha señalado la trascendencia de este programa «que es posible gracias a la colaboración entre todas las administraciones y también entre el sector público y privado: la Consejería de Educación y Deporte, los servicios sociales comunitarios que derivan a las familias, los ayuntamientos que ceden los colegios y las entidades privadas sin ánimo de lucro. En definitiva, la unión entre las instituciones públicas y la sociedad civil pensando solo en la protección de la infancia más vulnerable».

Hasta 4.631 menores en 73 escuelas el curso pasado

En 2021, se pusieron en marcha 73 escuelas de verano en las que fueron atendidos 4.631 menores y se generaron 620 empleos directos.

Este programa ha demostrado su trascendencia como instrumento para implementar la política del Gobierno andaluz en materia de lucha contra la pobreza que afecta a la infancia. De hecho, la situación de pobreza en Andalucía se ha visto incrementada como consecuencia de la crisis económica y social ocasionada tras la irrupción de la pandemia internacional por Covid-19.

«La lucha contra la pobreza infantil en la comunidad autónoma es un reto de primer orden para el Gobierno de Andalucía. Así, el Consejo de Gobierno ya aprobó el pasado mes de febrero la formulación de la Estrategia por la Infancia y la Inclusión de Andalucía con el objetivo último de romper la espiral de la pobreza y la transmisión intergeneracional», ha concluido la consejera.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.