Ahora que da comienzo el curso escolar….

Ahora que da comienzo el curso escolar, es la fecha oportuna para tomar conciencia de la labor tan importante que supone el aportar lo mejor que somos y tenemos en favor de un alumnado que, espera de nosotros, emocionarse con lo que les podamos aportar, dejarse llevar, ser protagonistas de su propia historia o ser espectadores de cuanto le podamos ofrecer.

Cuando hablo de nosotros, no considero que esta labor, sea una tarea sólo del profesorado, sino una tarea donde se ven implicados muchos agentes a distintos niveles y que todos juntos, podemos incidir para que nuestro alumnado asimile más y mejor cuanto le podamos ofrecer.

Profesorado, Familias, AMPAS, Agentes sociales, Ayuntamiento, Instituciones …todos somos elementos esenciales en este proceso de formación y todos debemos y tenemos que aportar cuanto esté de nuestra parte, para hacer de estos alumnos/as personas íntegras, que sepan con el tiempo, poder dar respuesta equilibrada a las posibilidades que la vida les va a ofrecer.

En esta tarea, como en todas, existirán los agentes directos, los indirectos y aquellos que nunca aparecen, pero están y hacen una labor callada y silenciosa, a veces, injustamente reconocida.

Ahora que da comienzo el curso escolar, teniendo y reconociendo el esfuerzo de las familias, principalmente, que ya hacen para tener a punto materiales, necesidades básicas.., en unos tiempos complicados en muchos sentidos, es bueno exponer la necesidad que todos tenemos para hacer de la escuela, no sólo ese lugar, donde se agrupa el alumnado para que pueda existir la conciliación familiar, sino hacer de la misma, ese lugar donde se interactúa con todos los agentes con el fin último de hacer madurar a nuestros hijos/as a nivel cognitivo, a nivel emocional, introduciendo y trabajando valores que los hagan más y mejores personas y dando a conocer esas estrategias para desarrollar sus habilidades sociales , que hoy por hoy, van a ser esenciales para poder insertarse en esta sociedad en la que nos ha tocado vivir y en donde la precisión, la constancia, la responsabilidad, el esfuerzo …han pasado a un segundo plano en muchos de ellos, en favor de lo práctico y efectivo, aunque esto implique no compaginar adecuadamente el ser eficaz y justo, al mismo tiempo..

La educación Primaria, constituye la etapa básica en el desarrollo de la personalidad, por lo que la función de la ESCUELA es apoyar el proceso de desarrollo en todos los sentidos, incluyendo de forma específica la creación de hábitos saludables y la toma de decisiones que favorezcan la salud en general a través de los diversos Programas que se ponen en funcionamiento, contando con la colaboración del profesorado, Consejería de Salud, Policía local, D.G.T, así como muchas familias.

Conocer las estrategias, los pasos, los caminos, para llegar a un fin es hablar de ser competentes, pero conocer los valores que nos hacen buscar un mayor equilibrio personal, es igualmente necesario y compaginar ambas, es la tarea que tenemos entre manos, ahora que da comienzo el curso escolar.

Ahora que da comienzo el curso escolar, no es empezar de nuevo, es continuar con un Proyecto ya iniciado, que cada año cubre unas expectativas y necesidades, que completan el anterior. Si así fuera, lo mismo estamos cometiendo un error, al igual que una casa, no se comienza cada año, cada año debe completar al anterior, hasta finalizar el Proyecto de Ejecución previsto.

Ahora que comienza el curso escolar es cuando tenemos que valorar cuanto de bueno hay en nosotros, que no es poco y evitar magnificar todo aquello que no nos ayuda a caminar sumando, cuestión a la que dedicamos, desgraciadamente, bastante tiempo.

Ahora que comienza el curso escolar es cuando tenemos que valorar al profesorado, en ese esfuerzo permanente ,” que quien la lleva ,la entiende”, como en todos y cada una de las profesiones que existen, darle el lugar que le corresponde , con el fin de que nuestros hijos/as y las familias ,vean en ellos, un elemento positivo que les puede servir en su caminar, lo respeten, lo consideren y lo traten como un ser que tiene sentimientos, se ríe, se divierte, llora, no es de piedra e intenta emocionar con lo que hace y en caso de no estar de acuerdo con la labor que realiza, utilizar siempre las vías establecidas para resolver los problemas del día a día.

La Casa es la primera Escuela, aunque la Escuela sea mi segunda Casa

Ahora que comienza el curso escolar es bueno valorar el esfuerzo que hacen las familias, principalmente, para colaborar en este proceso, donde su presencia, no sólo es necesaria, sino imprescindible. La Casa es la primera Escuela, aunque la Escuela sea mi segunda Casa.

Ahora que comienza el curso escolar es bueno valorar igualmente a todos los responsables de Programas, a los responsables de las infraestructuras y las diversas Instituciones tan necesarias en el desarrollo de tarea docente, a todos los niveles.

Ahora que comienza el curso escolar es necesario tener buena disposición para afrontar un camino, no exento de dificultades, pero que, utilizando los procedimientos establecidos, de forma correcta, se puede hacer de forma llevadera y positiva, al igual que durante el curso y al finalizar.

Instruir, enseñar, educar…seguir un proceso de enseñanza-aprendizaje en los tiempos que corren, no es fácil y por ello, es necesario colaborar, para que el tiempo que dediquemos en la escuela y fuera de ella, contribuya a la formación del alumnado, emocionándolo, que es la única forma de aprender de forma eficaz y respetando sus diferencias, que es forma de sumar.

Potenciemos lo que de positivo tenemos en vez de magnificar aquello en lo que debemos mejorar y que forma parte de nuestra tarea diaria.

Francisco Llopis Rubio

Maestro

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.