El Servicio Andaluz de Salud (SAS) y la Fundación Amancio Ortega han firmado el convenio específico que concreta las adjudicaciones correspondientes a los nuevos equipos para el tratamiento del cáncer que incorporará el sistema sanitario público andaluz en los próximos años, gracias a la donación de 40 millones de euros realizada por esta Fundación.

El gerente del SAS, Mariano Marín, y el director general de la Fundación, Óscar Ortega, han sido los responsables de rubricar la firma de este convenio en presencia del consejero de Salud, Aquilino Alonso, y de José Arnau, patrono de la Fundación.

El convenio, que desarrolla el protocolo de intenciones entre la Junta de Andalucía y la Fundación Amancio Ortega suscrito el 19 de mayo del pasado año, concreta el importe de la donación acordada por esta entidad, destinada tanto a sufragar los costes de actualización tecnológica y adquisición de aceleradores lineales y equipamiento, como a las obras de construcción de los bunkers en los que se instalarán algunos de estos equipos.

Los diferentes contratos formalizados por parte del SAS, y que se detallan en los anexos de este convenio, corresponden al suministro de 25 aceleradores lineales, 2 TAC y un equipo de radioterapia intraoperatoria, así como las redes y sistemas de planificación que se incorporarán de forma progresiva hasta 2020. La distribución por provincias y hospitales públicos se ha diseñado y planificado de acuerdo al Plan Integral de Oncología de Andalucía.

Se trata de una colaboración sin precedentes en Europa, que colocará a Andalucía a la cabeza de la innovación en el tratamiento oncológico con radioterapia y que permite ampliar la capacidad terapéutica de la sanidad pública andaluza de cara al futuro y ante el crecimiento progresivo de la incidencia y la prevalencia del cáncer.

La incorporación de la tecnología más avanzada permitirá también aumentar la precisión de los tratamientos a niveles milimétricos, mejorar el control de la enfermedad, la supervivencia y la calidad de vida de los pacientes, con la reducción de secuelas. Asimismo, se abren oportunidades en líneas de investigación punteras y se generará así nuevo conocimiento que ayude a mejorar las posibilidades de curación de esta enfermedad.

De los 25 nuevos aceleradores lineales que se han adjudicado gracias a la donación de la Fundación Amancio Ortega, 21 serán para renovar y actualizar los equipamientos anteriores (17 son de sustitución completa y 4 de actualización) y 4 serán para sumar al parque tecnológico actual del SAS, que llegará a alcanzar 35 aceleradores lineales en centros públicos para el conjunto de la comunidad autónoma andaluza.

Este equipamiento será completado con otros elementos imprescindibles para el diseño y la ejecución de los tratamientos, concretamente dos TAC simuladores específicos para radioterapia, y con un novedoso equipo de radioterapia intraoperatoria, que permitirá, en aquellos pacientes en los que sea posible clínicamente, realizar el tratamiento radioterápico durante la intervención quirúrgica, reduciendo o eliminando tratamientos posteriores.

En la donación realizada por la Fundación se contempla también la adquisición de un sistema de planificación que permite la preparación de los tratamientos y trabajar en red desde todos los equipos del sistema sanitario público de Andalucía. Se podrá así interconectar y digitalizar el funcionamiento de los nuevos equipamientos y realizar el análisis cualitativo de los datos relacionados con los tratamientos realizados a pacientes, de forma que se pueda avanzar en un proyecto de investigación a partir de la explotación de esta información que permitirá mejorar el tratamiento, optimizar recursos, así como la accesibilidad y confortabilidad del paciente.

Planificación por años y provincias
La instalación de estos equipamientos conlleva ahora un complejo proceso de organización para compatibilizar el mantenimiento de la actividad asistencial durante la sustitución de los equipos que se renuevan, la construcción de bunkers para los equipos que lo requieren o la realización de actividades de formación de profesionales en el uso de esta nueva tecnología. Además, la puesta en marcha de estos equipos requiere la autorización previa del Consejo de Seguridad Nuclear.

A lo largo de este año, se prevé la incorporación al sistema de 1 nuevo equipo en el Hospital Torrecárdenas de Almería, 2 en el Hospital Puerta del Mar de Cádiz, 1 el Hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva y 1 en el Hospital Virgen Macarena.

También para este año, se incorporará el equipo de radioterapia intraoperatoria al Hospital Reina Sofía de Córdoba y los dos TAC simuladores, uno destinado al Hospital Puerta de Mar de Cádiz y otro el Hospital Virgen Macarena de Sevilla.

En 2018 se incorporará 1 equipo en el Hospital Punta Europa, del Área Sanitaria Campo de Gibraltar (Cádiz), 1 en el Hospital Reina Sofía de Córdoba, 1 en Granada (por definir si en el Hospital Virgen de las Nieves o el Hospital Campus de la Salud), 2 en el Hospital Virgen del Rocío y 1 en el Hospital Virgen Macarena. Asimismo, el año que viene se finalizarán las obras de los bunkers necesarios para albergar nuevos equipos en el Hospital Torrecárdenas de Almería (1), el Complejo Hospitalario de Jaén (1) y el Hospital Virgen de la Victoria de Málaga (2).

En 2019, se incorporará parte de los equipos en los bunkers construidos (Torrecárdenas, Complejo de Jaén y 1 en Virgen de la Victoria), así como 1 acelerador lineal en el Hospital Reina Sofía de Córdoba, 1 en Granada (por definir si en el Hospital Virgen de las Nieves o el Hospital Campus de la Salud) y 1 en el Hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva.

Finalmente, en 2020, se incorporará 1 equipo en el Hospital Torrecárdenas de Almería, 1 en el Complejo Hospitalario de Jaén, 2 en el Hospital Regional de Málaga, 2 en el Hospital Virgen de la Victoria (Málaga), 1 en el Hospital Virgen del Rocío y 1 en el Hospital Macarena, ambos en Sevilla.

 

compártelo en
Share

NINGÚN COMENTARIO

Deja un comentario