Francisco Méndez sale elegido nuevo Hermano Mayor del Sagrado Descendimiento en unas elecciones marcadas por la tranquilidad y que, como marcan los cánones, no será efectivo hasta que no pase la Semana Santa.

75 fueron los hermanos y hermanas de la Hermandad del Sagrado Descendimiento de Ntro. Señor Jesucristo, Santo Nombre de Jesús, María Santísima de la Encarnación y San Juan de Ávila que ejercieron su derecho al voto,  repartido de la siguiente manera:

  • Si: 68
  • No: 5
  • Blanco: 1
  • Nulo: 1

Tras el recuento y posterior proclamación, el ya Hermano Mayor entrante Francisco J. Méndez  dedicó unas palabras a los allí presentes gracias a todos los que de una manera u otra nos habéis escuchado, gracias a todas aquellas personas que libremente se han acercado hasta esta candidatura por hacernos partícipes de sus sentimientos hacia nuestra Hermandad,  siguió con los agradecimientos al consiliario y miembros de juntas tanto presentes como pasadas.

Con todo el respeto los que habéis votado “NO” u os habéis abstenido, deciros que nuestra Hermandad os necesita, ….a  los que habéis apostado por este proyecto espero no defraudaros, desde el primer segundo de nuestro mandato trabajaremos con responsabilidad y cariño por nuestra Hermandad, amparados bajo la protección de nuestros Titulares, continuó el Sr. Mendéz

Apuesta firme por la Caridad
La Junta que comandará el Sr. Méndez basa su proyecto en tres pilares fundamentales:

  1. La masa social de la Hermandad. La Junta entrante quiere que los hermano@s sientan la Hermandad los 365 día del año  ya que la Hermandad es fruto del bien más preciado que tiene, que es el corazón de cada uno de vosotros, es el corazón que late trabajando y es el corazón que late rezando.
  2. Vocalía de Acción Social con más peso específico dentro de las vocalías de la Hermandad. La caridad viva, activa y esperanzada como expresión del mandato de Cristo es uno de los fines primordiales para los que se fundó esta hermandad. Esta finalidad debe estar cada día más vigente, y más aún en un mundo tan difícil y en una sociedad tan injusta.
  3. La Fe: aunque el tercero en orden, es sobre el que se apoyan los otros dos haciéndolos aún más firmes. Como creyentes, como cristianos, como miembros de una hermandad, debemos vivir cada día dando ese testimonio, con nuestros actos y con la oración.

Antonio Galán

compártelo en

NINGÚN COMENTARIO

Deja un comentario