El Paseo de Cervantes dejado a su suerte

Poco importa los diferentes eventos que se realizan y los usuarios allí congregados, el Ayuntamiento deja a su suerte al Paseo de Cervantes.

Que a este Ayuntamiento no le gusta el centro de Montilla, no hay mas que ver el resultado de sus gestiones estos últimos años, mas fruto del ansia por conseguir alguna subvención y seguir engrosando el numero de inmuebles sin utilidad del que puede hacer gala, que del aprovechamiento a futuros de los fondos públicos, de usted y míos, querido lector

Pues bien, volvemos a la carga con la queja vecinal sobre el abandono del Paseo de Cervantes, lugar de usos múltiples que hace algunos años ya costó mas de un disgusto y a los mayores de la zona

Allí se celebran los populares cines de barrio, Fiestas de la cruz, conciertos por ucrania y sin ucrania, además de ser sitio de esparcimiento de toda aquella vecindad que a falta de un buen aire acondicionado, puede encontrar una agradable sombra.

Sombra aun si, pero de césped y flora, anda la cosa escasa

Y que decir de aquellos generosos pilones, cuyo liquido elemento servía de vehículo para esa fauna acuática existente.

Lejos queda aquellos años de apadrina un pez, por que no hay quien tenga valor de dejar allí a ningún animal y mucho menos de encontrarlo.

Postureo e improvisación

El pasado sábado se celebró el tradicional paseo de caballos de la Feria de San Francisco Solano, el Santo. Pues como punto de reunión se usó el Paseo de Cervantes, lugar idóneo por sus sombras, las cuales fueron bien recibidas por bestias, cocheros, jinetes y amazonas.

Los animales, pues hacen lo propio y como es norma en cualquier tipo de concentraciones de este tipo así como en el pasacalles, es que vaya un equipo de limpieza para recoger los excrementos de los animales.

Allí el único equipo que se presentó fue el de reporteros a sueldo del erario publico para inmortalizar al Alcalde y su concejal rodeado de los caballistas, cosa que luce mucho. Las mierdas para otros.

Durante varios días, tuvieron que coexistir los ciudadanos y las deposiciones equinas, por que imaginamos que todos los esfuerzos policiales, sanitarios, eléctricos y de limpieza estaban destinados a mayor gloria de una Feria del Santo que también se la querían cargar.

Llegan las Noches de verano en el «Paseo de abajo» y de cine de barrio, siendo la oscuridad un buen aliado del abandono pero con el alba llega la luz que ilumina la realidad, que no es otra que el Paseo de Cervantes está dejado a su suerte.

Antonio Galán

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.