Aprobado el decreto con las tres primeras líneas de ayudas de Andalucía TRADE, por 244 millones

El Consejo de Gobierno ha aprobado el decreto que contiene las tres primeras líneas de incentivos para las empresas de Andalucía TRADE, para proyectos de desarrollo industrial e I+D+i empresarial, que estarán disponibles a partir del mes de julio. Estas tres primeras líneas de ayudas suman incentivos por 244 millones de euros.

Estas subvenciones forman parte de dos programas de incentivos: el programa de Desarrollo Industrial, dotado en este decreto con 208,6 millones de euros, y el programa de I+D+i empresarial, para el que se destinan, en esta ocasión, 45,6 millones de euros. Estas ayudas se nutren de fondos del programa FEDER 2021-2027.

El primero de estos programas, Desarrollo Industrial, contempla ayudas orientadas específicamente a la industria, que tienen como objetivo aumentar el tamaño de las empresas y su competitividad, así como el del tejido productivo andaluz, mediante la creación de nuevas empresas, además de potenciar el atractivo de Andalucía como destino de empresas e inversiones.

La primera de las líneas que se incluye en el decreto, denominada ‘Crecimiento y mejora de la competitividad de las pymes con actividad económica en Andalucía’, tiene una dotación de 201,06 millones de euros. Está destinada a pymes y autónomos que lleven a cabo proyectos de inversión en activos materiales e inmateriales superiores a 30.000 euros. Los incentivos de esta línea pueden cubrir desde el 35% al 70% de la inversión subvencionable, en función de determinados criterios, tales como el uso de nuevas tecnologías, la participación de mujeres en los mismos o su ubicación en determinados espacios de desarrollo.

Estos proyectos han de suponer la apertura de un nuevo establecimiento, la ampliación de la capacidad de un establecimiento ya existente, la diversificación de la producción de un establecimiento en productos o servicios nuevos, o una transformación fundamental del proceso global de producción. Y es obligatorio que los establecimientos para los que se solicite el incentivo estén operativos en Andalucía, con independencia de dónde radique la sede social de la empresa, y que los proyectos no estén iniciados antes de solicitarse la ayuda.

Por su parte, la segunda línea de incentivos, dentro del mismo programa de Desarrollo Industrial, está destinada a la puesta en marcha de pequeñas empresas. Tiene una dotación de 7,5 millones de euros y pueden solicitar las ayudas pequeñas empresas y microempresas, con no más de cinco años de antigüedad. Están destinadas a proyectos de inversión superiores a 30.000 euros, que supongan la puesta en marcha de pequeñas empresas o microempresas que tengan (o tengan previsto crear) un establecimiento operativo en Andalucía.

Los proyectos para los que se solicite el incentivo pueden estar iniciados, en este caso, desde, como mucho, seis meses antes de la solicitud de las ayudas. Y los incentivos pueden cubrir desde el 55% hasta el 75% de la inversión subvencionable, con un límite máximo de un millón de euros.

I+D+i empresarial

Asimismo, el objetivo de las ayudas del programa de I+D+i empresarial es promover la I+D+i empresarial, facilitar la colaboración entre pymes y grandes empresas y apoyar la innovación y la investigación como estrategia para fortalecer el crecimiento del empresariado andaluz. Este programa sumará incentivos por 105,33 millones para todo el periodo 2024-2027, si bien estas primeras ayudas tienen una dotación de 35,6 millones, destinada a fomentar la investigación industrial y el desarrollo experimental. Está destinada a proyectos que se desarrollen en Andalucía, que tengan por objeto la búsqueda de nuevos productos, procesos o servicios o la mejora de los ya existentes, en el marco de Estrategia S4Andalucía de la UE.

Los beneficiarios de estas ayudas son las pequeñas y medianas empresas y microempresas. Pueden presentar la solicitud en solitario o en agrupación con otras micropymes, pymes o empresas grandes, las cuales sólo pueden presentarse en agrupación con pymes. En este caso, los trabajos no pueden estar iniciados en el momento de solicitar el incentivo y el periodo máximo de ejecución de éstos es de dos años.

El objetivo de esta línea es potenciar el know-how empresarial, es decir, el conocimiento y la experiencia. Por esta razón, los incentivos pueden destinarse a contratar personal y a otros costes indirectos o de consultoría, pero no para adquirir ni alquilar instrumental o equipos, material y suministros. El incentivo puede alcanzar hasta el 50% de la inversión subvencionable.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *