Andalucía se suma a la celebración del Día Mundial de la Veterinaria 2022

El Día Mundial de la Veterinaria 2022 se celebra cada año el último sábado de abril, promovido por la Asociación Mundial de Veterinaria. Su objetivo es resaltar la labor que la profesión veterinaria desempeña en ámbitos tan diversos como la salud de los animales y su bienestar, la protección de la fauna silvestre y del medio ambiente, la investigación y en la protección de la salud pública, agrupando todas ellas bajo el enfoque ‘una salud (One health).

Este año, el lema escogido es ‘Fortalecimiento de la resiliencia veterinaria’, vinculado a la capacidad de adaptación que la profesión veterinaria tiene, y que ha sido manifestada en los últimos años de crisis de salud provocada por la Covid-19.

Son 550 profesionales de la veterinaria los que velan en Andalucía diariamente por la protección de la salud, en campos tan diversos como el control de mataderos y salas de despiece, la inspección de buques, el control de las zoonosis, la auditoría de empresas alimentarias, la inspección de establecimientos de restauración y minoristas de alimentación, el seguimiento de alertas alimentarias, así como la gestión en el ámbito de la seguridad alimentaria y ambiental.

Desde el inicio de la pandemia en marzo de 2020, los profesionales veterinarios mantuvieron su labor de control diario de la cadena alimentaria en Andalucía, considerándose como personal esencial. A los controles ya establecidos, sumaron la labor de informar, asesorar y verificar que los establecimientos alimentarios se adaptaban a las medidas preventivas contra la Covid-19, en momentos en los que estos eran los principales lugares de encuentro y contacto de la población andaluza.

Otra capacidad adaptativa de estos profesionales fue su participación en el plan de control de las medidas preventivas en residencias de mayores andaluzas, con la participación de 20 profesionales veterinarios que realizaron visitas a las residencias para asesorar y poner en marcha sistemas de gestión de las medidas preventivas ante la Covid-19, basados en un autocontrol por los gestores de éstas.

Finalmente, el avance de la tecnología alimentaria; la mayor exigencia de los consumidores; la aparición de riesgos emergentes relacionados con patógenos zoonósicos, relacionados en muchos casos con el medio ambiente y, en consecuencia, con el cambio climático; requiere de los profesionales veterinarios de la Consejería de salud y Familias una capacidad de adaptación continua.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.