La consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Carmen Ortiz, ha resaltado la apuesta del sector vitivinícola andaluz por la calidad diferenciada y la mejora de las industrias y explotaciones, un camino en el que “cuentan con todo el apoyo de la Junta de Andalucía para seguir avanzando“. Como ha explicado Ortiz, este respaldo se materializa, entre otras acciones, en la concesión en 2016 de ayudas por cerca de 14,6 millones de euros para diversas actuaciones.

Concretamente, estas subvenciones gestionadas por la Junta de Andalucía durante el año pasado apoyan la promoción de productos agroalimentarios amparados por un régimen de calidad (482.300 euros), la transformación y comercialización de productos agrarios (más de 7,1 millones de euros), el funcionamiento de Grupos Operativos de la Asociación Europea de Innovación (cerca de 1,5 millones de euros), la reestructuración y reconversión de viñedo (más de 3,1 millones de euros) y la promoción de vino en mercados de terceros países (cerca de 2,4 millones de euros).

La titular de Agricultura ha hecho estas declaraciones durante la apertura de la XXXIV Cata del Vino Montilla-Moriles, que se celebra hasta el 23 de abril en Córdoba y se presenta un año más como un inmejorable espacio de difusión de las cualidades y las posibilidades en el ámbito de la restauración y la gastronomía de los vinos que ampara la Denominación de Origen Protegida (DOP) del mismo nombre. Carmen Ortiz ha comentado que esta mención de calidad incluye vinos con “elaboraciones complicadas mediante el sistema de criaderas y soleras“, entre los que se encuentran caldos muy antiguos reconocidos como Patrimonio Inmaterial de Andalucía.

La consejera ha puesto en valor que las singularidades que proporciona la variedad Pedro Ximénez al vino cordobés son “muy apreciadas por los enólogos, sumilleres y consumidores”, y que los vinos y vinagres elaborados con esta uva están cobrando “un especial interés para la gastronomía cordobesa y andaluza”. De hecho, los productos de esta Denominación de Origen han afianzado su presencia en el mercado nacional durante el último año, aumentado sus ventas un 3% hasta los 36 millones de euros. En total, en 2016 se comercializaron más de 179.000 hectolitros de vino con DOP valorados en 40 millones de euros.

Además de ‘Montilla-Moriles’, Córdoba suma otras tres denominaciones de calidad del sector: la Denominación de Origen Protegida ‘Vinagre de Montilla-Moriles’ y dos Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) que amparan vinos tintos (Vino de la Tierra ‘Córdoba’) y vinos blancos, jóvenes y dulces (Vino de la Tierra ‘Villaviciosa de Córdoba’).

Ayudas concedidas al sector vitivinícola andaluz en 2016

compártelo en
Share

NINGÚN COMENTARIO

Deja un comentario