Rafael Sánchez Merino, vecino de Castro del Río, ha sido distinguido esta semana como Tesoro vivo, siguiendo el espíritu de las recomendaciones de UNESCO

La consideración que otorga el Museo de Etnobotánica de Córdoba en su 25 Aniversario será: “Tesoro Vivo”, una distinción a personas identificadas como portadoras de conocimientos inmateriales tradicionales sobre las plantas y sus aplicaciones, representativas de cada localidad, que son plenamente conscientes del significado de su saber y de la importancia de transmitirlo a las siguientes generaciones.

Se concede siguiendo el espíritu de las recomendaciones de UNESCO en su programa “Tesoros Humanos Vivos”, como “individuos que poseen en sumo grado los conocimientos y técnicas necesarias para interpretar o recrear determinados elementos del patrimonio cultural inmaterial”.

El acto se celebró el pasado martes, donde a Rafael Sánchez Merino, el canastero, junto a varias personas dignas de tal galardón de la provincia de Córdoba,  recibieron un diploma que reconoce y agradece la responsabilidad y esfuerzo para manenerlos vigentes en la localidad y transmitirlos a las siguientes generaciones de todas las maneras que han tenido a su alcance.

Tras esta emotiva entrega se dio paso a la  conferencia: “Tesoros Humanos vivos. Etnobotánica en la cultura de los pueblos”, impartida por Rufina Moreno Cañizares, coordinadora de las Escuelas Asociadas UNESCO de España durante muchos años.

Los Tesoros Humanos Vivos  de la Unesco
Los Tesoros Humanos Vivos son individuos que poseen en sumo grado los conocimientos y técnicas necesarias para interpretar o recrear determinados elementos del patrimonio cultural inmaterial.

Corresponde a cada Estado Miembro escoger un título adecuado para designar a los depositarios de conocimientos y técnicas, siendo indicativo el título de “Tesoro Humano Vivo” propuesto por la UNESCO.

Entre los sistemas existentes hay ya una gran variedad de títulos: Maestro Artista (Francia), Depositario de la Tradición de Artes y Oficios Populares (República Checa), Tesoro Nacional Vivo (República de Corea), Depositario de un Bien Cultural Inmaterial Importante (Japón y República de Corea), etc.

(ii)   El patrimonio cultural inmaterial, o patrimonio vivo, incluye los usos y expresiones, junto con los conocimientos, técnicas y valores que les son inherentes, que las comunidades y grupos reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural.

Este patrimonio se transmite de generación en generación, principalmente de manera oral. Es recreado constantemente en respuesta a los cambios en el entorno social y cultural. Infunde a los individuos, a los grupos y a las comunidades un sentimiento de identidad y continuidad y constituye una garantía de desarrollo sostenible.

(iii) El “patrimonio cultural inmaterial” se manifiesta en particular en los ámbitos siguientes, haciendo la salvedad de que las expresiones del patrimonio cultural inmaterial pueden pertenecer simultáneamente a varios de estos ámbitos:

(a)   tradiciones y expresiones orales, incluido el idioma como vehículo del patrimonio cultural inmaterial
(b)   artes del espectáculo
(c)   usos sociales, rituales y actos festivos
(d)   conocimientos y usos relacionados con la naturaleza y el universo
(e) técnicas artesanales tradicionales.” (Artículo 2.2)

 

Antonio Galán

compártelo en
Share

NINGÚN COMENTARIO

Deja un comentario