Expectación ante la restauración del retablo del Cristo de la Yedra

compártelo en
Share

Un equipo 100% montillano se ha encargado de la restauración del retablo del Santísimo Cristo de la Yedra, cuyo resultado final se podrá ver tras la próxima Solemne Función de Regla de la Hermandad del Nazareno y Maria Santísima de los Dolores.

Rafael Portero de la Torre  junto a los hermanos  carpinteros Antonio y Manuel Herrador Ponferrada, han sido los encargado de devolver a la vida a este deteriorado retablo del Santísimo Cristo de la Yedra. 

La anterior junta del Nazareno  no erró  al encargar esta delicada restauración a este gran equipo; Rafa Portero es Licenciado en Bellas Artes, especializado en restauración, trabajando en Medina Azahara, restauró la imagen de la montillana Maria Auxiliadora, pinturas y un largo etcétera. Con respecto a los hermanos Herrador Ponferrada…. ¿que se puede decir?, no hay paso, virgen o cristo que no los conozcan tanto a ellos como a su padre.

De este equipo 100% montillano, Rafael ha sido el encargado del tratamiento e intervención de la multitud de piezas que lo componen, mientras que todo lo relativo a carpintería, montaje y desmontaje ha corrido a cargo de los hermanos Herrador Ponferrada, a lo que hay que añadir que para la mejora de los asentamientos del retablo, ha habido que hacer una pequeña parte de obra.

En palabras de Rafael Portero el retablo se encontraba en mal estado, tanto desde el punto de vista técnico, como estético, y su restauración se planteó a raíz de  la restauración la imagen del Cristo de la Yedra. No obstante, la intervención realizada ha sido más de conservación que de restauración en sí, primando los criterios de respeto a la obra original, paliando su deterioro, intentando recuperar su estética y limitándonos a añadir solo los elementos necesarios y que se han considerado imprescindibles para la correcta lectura de la obra.

A grandes rasgos se puede hablar de dos partes en el proceso:

  1. Conservación, que ha consistido en la fijación de los dorados, consolidación estructural de las piezas y eliminación de repintes, manchas y suciedad superficial
  2. Restitución de algunas piezas de talla y molduras perdidas, solo las más destacadas por su tamaño e impacto visual, evitado el uso del pan de oro, cuya aplicación de sobre una obra antigua no está admitida en intervenciones de restauración.

El retablo que actualmente ocupa el Cristo de la Yedra presenta la particularidad de haber perdido en tiempos pasado toda su parte central, posiblemente para adaptarlo a la colocación de esta imagen. Es por eso que todo el espacio que ocupa el Cristo se muestra desprovisto de la ornamentación propia de dicho retablo.

El retablo será descubierto al público en general y a los fieles en particular,  tras la próxima Solemne Función de Regla de la Hermandad del Nazareno y Maria Santísima de los Dolores, lo que será un gran broche para cerrar tan importante acto.

Antonio Galán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − diez =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.