Activado el Plan de Prevención para evitar los efectos del calor

compártelo en
Share

Por fin va a llegar el verano y eso hace que se active el Plan de Prevención para evitar los efectos del calor, lo que va a beneficiar a casi 2,3 millones de personas que recibirán consejos y alertas por la App de Salud Responde y se realizarán más de 130.000 llamadas a mayores y pacientes crónicos

Plan Andaluz de Prevención de los Efectos de las Temperaturas Excesivas sobre la Salud, dirigido especialmente a la población más vulnerable, como son las personas mayores de 65 años, pacientes crónicos, personas con trastorno mental grave, menores de 4 años (especialmente lactantes) y personas que trabajan o realizan actividad física expuestas al sol. Con este plan se busca evitar el agravamiento de pacientes con patologías crónicas y que no se produzcan golpes de calor.

Este instrumento de prevención se basa en la vigilancia, control y seguimiento de la población de riesgo, con la identificación de las personas más vulnerables a las altas temperaturas y con la coordinación efectiva entre las diversas instituciones y organismos implicados (servicios sociales, centros sanitarios, residencias, organizaciones de voluntariado, 112, etc.).

Así, desde los centros de atención primaria se ofrece información a la población general y se trabaja en la identificación de los pacientes de riesgo para su inclusión en el plan de seguimiento telefónico que realiza Salud Responde. Además, se intensifican las visitas domiciliarias para monitorizar los signos y síntomas relacionados con el calor y proporcionar consejos para evitar y controlar los efectos del aumento de las temperaturas. Estas visitas y el seguimiento de telecontinuidad se realizan también a pacientes tras su alta en los centros hospitalarios.

Hay que tener especial cuidado con las personas mayores cuyas viviendas no están acondicionadas para hacer frente a las altas temperaturas o aquellas que viven solas, al igual que con los niños menores de 4 años y lactantes porque su temperatura corporal se eleva más rápido y carecen de la suficiente capacidad de sudoración para eliminar el calor.

Las personas identificadas como población de riesgo son, en su mayoría, mayores de 65 años, pacientes frágiles que viven solos, cuyo estado de salud está debilitado por padecer alguna patología crónica de alta morbilidad (insuficiencia cardiaca, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, demencia, trastorno mental grave, insuficiencia renal, obesidad excesiva, hipertensión arterial o diabetes mellitus) o que tomen un medicamento que pueda influir en la adaptación del organismo al calor (psicotropos, antidepresivos, hipotensores y diuréticos).

Su seguimiento permite identificar las situaciones y problemas del paciente e interconectar a las enfermeras gestoras de casos, enfermeras de familia y profesionales de Salud Responde, así como poner en marcha los mecanismos de control y actuación necesarios para minimizar los efectos de las altas temperaturas.

Seguimiento telefónico y domiciliario y alertas mediante App
Hasta el momento, se han identificado a 2.746 personas en situación de vulnerabilidad, cifra que el año pasado al final del verano alcanzó las 13.263 personas –un 32% más que el año anterior-. Salud Responde realizó el seguimiento de estas personas con un total de 16.549 llamadas –aproximadamente el doble de las realizadas durante el mismo periodo en 2016-. Asimismo, entre junio y septiembre del año pasado se incluyeron a 6.021 personas en el programa de seguimiento domiciliario y telecontinuidad que se hace cuando un paciente frágil es dado de alta en un centro hospitalario andaluz.

A través de la App de Salud Responde, que tienen descargada casi 2,3 millones de personas en Andalucía, también se pueden consultar consejos para convivir con el calor de forma saludable y también acceder a las previsiones de temperaturas. Los usuarios pueden consultar de forma gratuita las previsiones de temperaturas para cada una de las provincias andaluzas y recibir notificaciones mediante el servicio de mensajería de la App sobre cualquier cambio o activación en los niveles de alerta establecidos.

Igualmente, el plan también plantea instrucciones y recomendaciones a profesionales de los centros residenciales dependientes de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales, que reciben información sobre el uso y conservación de medicamentos, medidas preventivas y protocolos de actuación ante la aparición de sintomatología relacionada con el calor.

Además, casi 215.752 usuarios del Servicio de Teleasistencia de la Junta de Andalucía tendrán acceso a la información y recomendaciones sobre el calor. El pasado verano, desde este servicio se realizaron 119.101 llamadas de control y seguimiento de los usuarios.

Recomendaciones frente al calor
La población debe tener en cuenta ante la llegada del verano y las altas temperaturas, cómo evitar la exposición durante las horas más fuertes de sol, salir con protección, ventilar las estancias, bajar las persianas y cerrar las puertas durante las horas de temperaturas más elevadas, mantener un buen nivel de hidratación bebiendo mucha agua, conservar adecuadamente los alimentos, moderar los ejercicios que exijan mucho esfuerzo físico en las horas centrales del día, etc.

La Consejería de Salud pone a disposición de la ciudadanía diversos canales de informacióndonde poder realizar consultas y conocer recomendaciones para reducir los posibles riesgos que las altas temperaturas puedan ocasionar en la salud y acerca de otros aspectos o síntomas relacionados con el calor. Así, se ha habilitado, como cada verano, el apartado ‘Verano y Salud 2018: Cuidados frente al calor’ en la web de la Consejería de Salud– un espacio en el que la ciudadanía puede encontrar información general de interés sobre cómo afrontar la subida de temperaturas e identificar situaciones de riesgo.

Además, como el año pasado, se ha activado un apartado específico dirigido a la población no hispano hablante, tanto a residentes como a turistas. De este modo, se han traducido en inglés y el francés los principales consejos para evitar los efectos negativos de las altas temperaturas sobre la salud, como son los golpes de calor y otros problemas de salud.

Asimismo, la plataforma online ‘Ventana Abierta a la Familia’, cuenta con una campaña específica de mensajes dirigidos a las familias inscritas con recomendaciones y consejos sobre cuidados frente al calor, protección solar de la infancia, prevención de picaduras y de accidentes infantiles. Este servicio, al que actualmente están inscritos más de 21.500 usuarios, enviará mensajes vía SMS, correo electrónico y a través de la App de Salud Responde.

Protección de las personas mayores
Este año, como novedad, se incluye un destacado que recoge recomendaciones para hacer frente a las altas temperaturas en el caso de personas mayores. Este apartado también enlaza a la plataforma de fomento del envejecimiento saludable www.enbuenaedad.es. Por su parte, el apartado ‘Verano y Salud 2018: Cuidados frente al calor’ también incluye consejos sobre la exposición a las radiaciones solares y una adecuada protección de la piel, sobre el correcto uso y conservación de los alimentos, la adaptación de las comidas a las altas temperaturas, y pautas de alimentación y consumo de agua para menores.

Otros aspectos que contiene este dispositivo de información web son recomendaciones sobre el cuidado de los niños y niñas frente al calor, sobre las precauciones a tomar en caso de utilizar la bicicleta en verano y realizar actividad física al aire libre, así como consejos a tener en cuenta para los días de playa y los que se pasen en el campo y en la sierra.

A través de la web, la ciudadanía también podrá acceder a las principales medidas para protegerse frente a los insectos, como los mosquitos, y los ácaros, como las garrapatas. Las recomendaciones específicas que se ofrecen son para prevenir la picadura de mosquitos, garrapatas, abejas, avispas, arañas, medusa y la de animales marinos (erizos, pez araña, etc).  Para los mosquitos es importante apagar la luz cuando no sea necesario y evitar las zonas donde suelen concentrarse. Además, en casa, mosquiteras y difusores eléctricos de insecticidas pueden ayudar a proteger frente a las picaduras, así como usar  repelentes y ropa de manga larga si se va a salir a última hora de la tarde o por la noche. Asimismo, es importante mantener la limpieza en los lugares donde el agua permanece estancada como albercas, piscinas, lavaderos, fuentes o cualquier recipiente al aire libre que pueda acumular agua (macetas, juguetes, cubos, neumáticos, etc.).

Predicciones, niveles y alertas sobre temperaturas
Junto a la labor proactiva de control, vigilancia y seguimiento de pacientes frágiles, y las recomendaciones generales y específicas a la ciudadanía, el Plan Andaluz de Prevención de los Efectos de las Temperaturas Excesivas sobre la Salud también incluye información sobre la predicción de las temperaturas en cada provincia, según los valores aportados diariamente la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). Esta información sirve para que la red asistencial de la sanidad pública se prepare para dar la respuesta más adecuada en cada momento y para un mejor control de los pacientes, según ha apuntado Josefa Ruiz.

El verano pasado, entre el 1 de junio y el 15 de septiembre, se activaron 109 alertas sanitarias (19 nivel amarillo, 34 nivel naranja y 56 de nivel rojo) que afectaron a seis provincias.

En cuanto a las asistencias sanitarias, los servicios de urgencias registraron el año pasado 523 atenciones por golpe de calor, un 32% más que el año anterior. Concretamente, las urgencias de los hospitales públicos atendieron 116 pacientes diagnosticadas como golpe de calor y 354 por patologías relacionadas con el calor (agotamiento, síncope, calambres…). Por su parte, los servicios de urgencias de los centros de salud registraron 406 asistencias codificadas como golpe de calor y 263 se relacionaron con otras patologías relacionadas con el calor.

A su vez, la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES-061) prestó asistencia a un golpe de calor y 43 pacientes con otras patologías relacionadas con el calor durante este periodo. Asimismo, en el verano de 2017, se registraron tres fallecimientos de personas por golpe de calor (Almería (2) y Sevilla), todos de varones que habían estado en exposición a altas temperaturas mientras trabajaban.

Programa de Vigilancia Sanitaria en zonas de baño
Durante la temporada de baño, la Consejería de Salud vigila los 346 puntos de muestreo en las 263 zonas de baño marítimas y 27 zonas de baño continentales andaluzas, dentro del Programa de Vigilancia Sanitaria de las zonas de baño de carácter marítimo y continental.

Las aguas de baño de las playas andaluzas se encuentran dentro de los niveles de calidad establecidos, según el informe que ha elaborado la Consejería de Salud durante la segunda quincena de mayo sobre el estado del litoral en el inicio de la temporada de baño veraniega.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve + tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.