La Junta asesoró a 1.271 personas sobre cambio de sexo entre 2014 y 2016. Así se recoge en el primer informe sobre actuaciones en identidad de género, coordinado por la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales y aprobado por el Consejo de Gobierno para su remisión al Parlamento, de acuerdo con la ley autonómica sobre esta materia en vigor desde 2014.

Las actividades de apoyo y asesoramiento contaron con la colaboración de las asociaciones de personas transexuales y de sus familias, que desarrollaron programas dirigidos a normalizar diversos aspectos de carácter social, jurídico y cultural, así como a aumentar la visibilidad del colectivo en la sociedad. La Consejería de Igualdad y Políticas Sociales concedió a estas entidades ayudas por un valor total de casi 119.000 euros.

Las actividades realizadas con este respaldo beneficiaron a 2.400 personas. A través del Instituto Andaluz de la Juventud (IAJ) se financiaron también, con 53.000 euros, iniciativas de formación y contra la transfobia.

Entre otras cuestiones, la labor de orientación llevada a cabo dio respuesta a las demandas planteadas en torno a los trámites de rectificación registral de la mención de sexo y nombre propio. Asimismo, destacó la inclusión en el II Plan de Infancia y Adolescencia de Andalucía 2016-2020 de medidas específicas de apoyo, información, acompañamiento y asesoramiento a menores y familiares en el proceso de cambio y adaptación psicosocial del entorno social.

En el área de salud, la Junta inició la puesta en marcha de los nuevos Procesos Asistenciales Integrados (PAI) de Atención Sanitaria a Personas Transexuales en Andalucía. Estos protocolos, uno para la población infantil y adolescente y otro para la adulta, facilitan el trabajo de los profesionales, garantizan la continuidad asistencial desde la infancia y descentralizan la atención con unidades específicas en todas las provincias, evitando desplazamientos innecesarios para los diferentes tratamientos.

Basados en la evidencia científica y en la respuesta a las necesidades del colectivo, los PAI detallan el conjunto de intervenciones, decisiones y actividades, incluyendo el procedimiento integral de reasignación sexual que ofrece la cartera de servicios del Servicio Andaluz de Salud (SAS), con los correspondientes tratamientos y prestaciones dirigidas a asegurar el desarrollo equilibrado y saludable de la identidad de género, especialmente en la pubertad.

Sus pautas y criterios siguen un modelo basado en la ‘despatologización’ de la transexualidad, la máxima garantía de continuidad asistencial y la información sobre los servicios. La atención se presta con los mismos criterios de universalidad que rigen para toda la población, sin que se identifiquen riesgos de salud diferenciados o exclusivos, o tratos que puedan contravenir el derecho a la privacidad.

Asimismo, Salud modificó las carteras de procedimientos de Obstetricia y Ginecología, y de Cirugía Plástica y Reparadora, con el fin de incluir procedimientos específicos para las personas transexuales. Estos servicios pueden consultarse en la web del SAS. El informe recoge que en Endocrinología se registraron 5.101 consultas (4.900 de personas mayores de 14 años y 201 de menores de esta edad).

Empleo y educación
En el ámbito laboral, el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) modificó el sistema de gestión de cita previa para evitar la identificación del género de las personas cuando son llamadas para ser atendidas en las oficinas (se indica sólo la inicial del nombre y los dos apellidos). Igualmente se modificó el protocolo de actuación de la gestión de ofertas de empleo, incluido en el Sistema de Intermediación Laboral de Andalucía, para evitar discriminaciones por razón de sexo. También se está trabajando en el diseño de un protocolo de acciones de sensibilización y capacitación para profesionales del SAE.

En el área de educación, la principal iniciativa fue la elaboración de un protocolo de actuación sobre identidad de género para promover la convivencia en los centros docentes sostenidos con fondos públicos. También se realizaron seguimientos de situaciones personales, con un total de 45 alumnos atendidos.

Durante los cursos escolares 2014-2015 y 2016-2017 se llevaron a cabo 29 actividades formativas relacionadas con la diversidad sexual e identidad de género, con la participación de 791 profesoras y 259 profesores. Además, el II Plan Estratégico de Igualdad de Género en la Educación 2016-2021 incluye medidas específicas para la eliminación de actitudes y prácticas discriminatorias y de acoso contra las personas transexuales, así como de instrucciones al profesorado, a las empresas editoriales y a los consejos escolares sobre los criterios que deben tener en cuenta para la selección de materiales igualitarios y libres de prejuicios sexistas y discriminatorios. A través del Portal de Igualdad de la Consejería de Educación, también se ofrecieron recursos para apoyar a los centros educativos en la atención al alumnado transexual.

Por su parte, la Consejería de Justicia e Interior llevó a cabo acciones formativas en materia básica de extranjería y gestión de la diversidad, dirigidas a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, especialmente policías locales y servicios de emergencias. También se impartió un curso sobre atención policial a las víctimas de discriminación y delitos de odio en la Escuela de Seguridad Pública de Andalucía.

Recomendaciones
El informe bienal aprobado por el Consejo se completa con las recomendaciones y criterios correctores que han aportado las entidades y asociaciones de transexuales. En el área sanitaria, se propone una mayor formación de los profesionales de atención primaria y del personal administrativo, así como la mejora del sistema de información para que siempre aparezca el nombre usado por la persona.

En el ámbito laboral, la principal propuesta es la de implantar incentivos a la contratación, mientras que en materia educativa destaca la revisión del currículo educativo y su contenido en las distintas etapas. Otras recomendaciones, en el campo social, se dirigen a la elaboración de protocolos de buenas prácticas en relación con los problemas específicos de identidad de género en las personas mayores y a respaldar desde las instituciones públicas las actuaciones para favorecer la visibilidad y normalización del colectivo.

El informe aprobado se elabora con carácter preceptivo en cumplimiento de la Ley 2/2014 para la no discriminación por motivos de identidad de género y reconocimiento de los derechos de las personas transexuales, norma que dio respuesta a las demandas planteadas por este colectivo para ampliar la regulación más allá de la rectificación registral de la mención de sexo y nombre propio en el Registro Civil.

compártelo en
Share

NINGÚN COMENTARIO

Deja un comentario