Colaboración familiar para atender a menores y adolescentes de centros de protección

La Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación ha presentado en Córdoba “Ahora te toca a ti”, una campaña con la que quiere difundir la importancia de las familias colaboradoras para atender y dar modelos de referencia a los y las menores y adolescentes que viven en los centros de protección de Andalucía. Este programa busca favorecer una convivencia familiar durante periodos determinados de tiempo, como fines de semana o periodos vacacionales, para aquellos niños y niñas con los que no es factible establecer una acogida.

La directora general de Infancia, Antonia Rubio, que ha estado acompañada del delegado provincial de la Consejería de Igualdad, Antonio López, ha reiterado que, tal y como establece la nueva Ley de Infancia y Adolescencia, “la prioridad de nuestro departamento es que los niños y niñas de los centros de acogida puedan crecer con una familia, dado que es el mejor ámbito para que los menores encuentren la protección y el afecto necesario para su correcto desarrollo emocional y físico”. De hecho, ha recordado que la normativa, ya en vigor tras contar con el consenso de la mayoría de las formaciones políticas y la colaboración de las entidades que trabajan con la infancia, promueve que no haya menores de 13 años en los centros de protección, al tiempo que se fijan unos tiempos máximos que los menores podrán estar en los centros residenciales.

No obstante, en ocasiones, “y por diversas circunstancias, no es factible esa acogida, o bien se demora”, ha indicado Rubio. Así surge la figura de las familias colaboradoras, que se ofrecen a compartir durante periodos concretos de su vida con algunos de los 2.362 niños y niñas que están en los centros bajo tutela de la administración para que durante fines de semana y vacaciones puedan estar en un hogar con una familia colaboradora o bien pasar a un acogimiento familiar.

“Las ventajas para los menores y adolescentes son enormes, dado que este programa permite establecer vínculos emocionales sanos con los integrantes de las familias colaboradoras, y que conozcan el funcionamiento de dinámicas alternativas a las de su familia de origen, adquiriendo habilidades, actitudes y capacidades para desenvolverse en su vida diaria y cuando formen sus propios núcleos familiares”, ha detallado Rubio. La mayoría de los menores acogidos en los centros de protección tienen más de 6 años, “por lo que es obligación de la administración hacer visible su realidad y motivar a la población a que participe de manera activa en su vida”, ha señalado.

Más de 200 familias colaboradoras en toda Andalucía

En este sentido, Rubio ha detallado que esta figura de familia colaboradora se lleva a cabo en aquellos casos en los que se prevé una institucionalización a medio o largo plazo o para aquellos menores con los que, sin haber descartado otras alternativas familiares, no sea posible iniciar una convivencia con carácter inmediato. En estos momentos, en Andalucía 207 familias colaboradoras que atienden a 225 menores, entre ellos 15 grupos de hermanos y 32 menores con alguna diversidad funcional. Y hay otras 34 familias declaradas aptas y a la espera de que les sea asignado un o una menor, siempre en función de las necesidades y la madurez de éste. En Córdoba hay en estos momentos 21 familias colaboradoras que tienen asignados a 21 menores, siete de ellos con algún tipo de diversidad funcional, y otras dos familias están a la espera de atender a un o una menor.

La directora general de Infancia ha matizado que estas convivencias no solo permiten a los niños y niñas realizar actividades alternativas a las del centro de protección en vacaciones o fines de semana, “sino que les sirve para ampliar su red de apoyo social, tan necesaria durante el periodo de la infancia y la adolescencia y decisiva al alcanzar la mayoría de edad y abandonar el centro de protección”.

Distintivo de buenas prácticas

“Ahora te toca a tí” se suma a otras campañas similares con las que la Junta de Andalucía busca que todos los niños y niñas de los centros de protección puedan tener un contacto familiar durante su desarrollo y mejorar así su autoestima y construir vínculos emocionales sanos y seguros. La presidenta de Paz y Bien, Josefa Romero, ha destacado que la campaña pretende hacer un llamamiento a todas las familias, de todos los tipos, que tengan tiempo para ayudar a estos menores, porque con este programa van a beneficiar mucho a unos niños que tienen la referencia del hogar perdida”. Romero ha incidido en que “aquellas familias que puedan tener tiempo el fin de semana o en las vacaciones se animen a ser familia colaboradora”. La presidenta de Paz y Bien ha expresado que “la campaña aporta la necesaria difusión para estas acciones, porque cuando se conocen, hay muchas familias que no dudan en contactar con nosotros para participar”.

Para sensibilizar a la población acerca de la posibilidad de convertirse en familia colaboradora y favorecer esa acogida por periodos determinados de tiempo, desde la asociación Paz y Bien han elaborado un corto audiovisual con testimonios y perfiles de diferentes familias colaboradoras, técnicos y profesionales que trabajan con la infancia, que tiene por objetivo reflejar los distintos tipos de “familias” susceptibles de colaborar con el programa y los beneficios del mismo tanto para los y las menores como para las familias.

Asimismo, la entidad ha puesto en marcha un distintivo de buenas prácticas, denominado “Yo soy FACO”, enfocado a aquellas empresas y entidades que se comprometan a difundir entre su personal u otros entes con los que tengan vínculos este programa de colaboración familiar.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.