Cámaras de videovigilancia y patinetes, centran el último pleno municipal

El Pleno de la Corporación municipal del Ayuntamiento de Montilla inició anoche la tramitación de la nueva Ordenanza Municipal de Tráfico, que fue aprobada en esta fase inicial con el visto bueno de todos los grupos políticos municipales a expensas ahora de someterse al periodo de exposición pública antes de su entrada en vigor.

El nuevo documento viene a actualizar la normativa reguladora del tráfico en la ciudad, cuya redacción y aprobación, que según explicó el teniente de alcalde de Seguridad Ciudadana, Valeriano Rosales, data del año 2000, si bien después incorporó algunas modificaciones en 2005 y 2010. “Entendemos que desde entonces se han producido cambios en la legislación básica de tráfico y modificaciones sustanciales en los viarios municipales, además hemos ido aprobando en el Pleno documentos como el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS), de 2020, mimbres más que suficientes para plantear esta actualización importante de la ordenanza que busca conseguir una Montilla más accesible y con una mejor movilidad”, esgrimió ante el Plenario.

Para Rosales, la nueva ordenanza viene a suponer “una mejora notable en el control del tráfico por parte de los agentes policiales”, al tiempo que dota a Montilla de “una normativa moderna” que se adapta a la situación que la ciudad experimenta con la llegada de las cámaras de videovigilancia, las primeras de ellas instaladas en la calle Corredera, con las zonas de estacionamiento reservadas para caravanas o con la proliferación de los vehículos de movilidad personal, más conocidos como patinetes.

En este sentido, el nuevo texto incluso se adelanta a posibles situaciones que en el futuro puedan darse, como la aparición de empresas dedicadas a servicio de alquiler de estos vehículos de movilidad personal o a la definición en la localidad de zonas de bajas emisiones, una realidad que, por el momento, afecta a municipios de más de 50.000 habitantes.

En el debate plenario, desde IU, la concejala Mª Luisa Rodas afirmó que la nueva ordenanza “es muy necesaria y llega en un momento oportuno, teniendo en cuenta no sólo su adaptación al PMUS, sino el tema de los patinetes, cada vez más presentes en nuestras calles con situaciones peligrosas incluso para sus conductores”.

Por el Partido Popular, su portavoz, Federico Cabello de Alba, definió la ordenanza como “correcta desde el punto de vista técnico, contempla todas las necesidades de circulación de una ciudad como Montilla y queda abierta a posibles reformas que vayan saliendo a nivel general de la Dirección General de Tráfico”, animando al igual que el resto de partidos a difundir el contenido de la ordenanza para el mayor conocimiento posible por parte de la población.

En cuanto a otros temas, la sesión plenaria ordinaria correspondiente al mes de julio dejó la aprobación de hasta cinco mociones presentadas por los diferentes grupos municipales:

  • Izquierda Unida: textos de apoyo a la recuperación del Plan Municipal de Rehabilitación de Vivienda y de mejora de los centros educativos de Montilla
  • Partido Popular: sobre la reactivación y consolidación del tejido empresarial en Montilla y sobre un estudio de viabilidad del retorno ferroviario de pasajeros a la ciudad
  • PSOE: apoyo a los servicios públicos en el sistema sanitario andaluz en relación al servicio de asistencia telefónica del Hospital de Montilla.

Igualmente, el Pleno hizo suya una declaración institucional de la Junta de Andalucía con motivo del Día Internacional del Orgullo LGTBI, en la que se recuerda que es necesario seguir dando pasos para visibilizar y sensibilizar en materia de diversidad, instando a las Administraciones públicas, entidades privadas y a la ciudadanía a caminar juntos para que los casos de odio desaparezcan.

Entradas relacionadas

2 comentarios en «Cámaras de videovigilancia y patinetes, centran el último pleno municipal»

  1. No sé si habrán pasado por alto en este pleno que Montilla sigue siendo una de las ciudades más ruidosas de España. Una buena parte de este problema podría mitigarse si se aplicase la legislación sobre el ruido máximo que pueden emitir los vehículos.
    Las motos descontroladas están convirtiendo a Montilla en una ciudad insostenible, que ni siquiera permite el descanso nocturno. Mucho eslogan de «Montilla sostenible» pero a la hora de la verdad todo se reduce a cementar un parque o a sembrar un ridículo arbolito que ni siquiera da sombra.
    Es una obligación del Ayuntamiento garantizar que la legislación se cumpla, si embargo, la policía municipal no tiene un triste sonómetro para poder derivar a un perito el control de los vehículos. Me parece que el Consistorio no está a la altura de su cometido, que es garantizar el bienestar de sus ciudadanos.

    1. 👏👏👏👏
      Otra cosa, porque no se controla los coches con tubos de escape doble y libre, es jodido que tengamos que aguantar esta gente que retienen la circulación para poder coger espacio para lanzarse y hacer ruido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *