Asaja celebra su asamblea general con esperanza de salir airosos ante las continuas amenazas que sufre el campo

La Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (Asaja) de Córdoba ha celebrado esta semana su asamblea anual, en la que entre otros asuntos, el presidente de la organización agraria, Ignacio Fernández de Mesa, ha reconocido que el sector sufre “serias amenazas” provenientes fundamentalmente del Gobierno central y la situación internacional a consecuencia de la guerra de Ucrania, si bien se mostró optimista y apostó por seguir esforzándose para salir airoso ante ellas a través de las continuas intervenciones que lleva a cabo Asaja con las manifestaciones, protestas y demandas que viene realizando.

De este modo, destacó la continua actividad de Asaja Córdoba con una presencia pública muy importante, tanto en la calle, como en los medios de comunicación, redes sociales y en el sector en general. Un trabajo que, asegura, se continuará realizando desde la organización agraria, “aunque a veces dé sensación de tener un carácter Quijotesco al estar luchando continuamente contra molinos de viento, pareciendo que nuestros ideales no pueden alcanzarse”, afirmó Fernández de Mesa.

De este modo, lamentó “la pasividad de un Gobierno entero” que, tanto en temas agrarios como no agrarios, emprende acciones erróneas con el ministro de Agricultura, Luis Planas, a la cabeza con su “continua actitud impasible, del que llegamos a pensar que está desaparecido”.

Además, el sector sufre un problema serio, que es el clima con temperaturas por encima de la media, que incide negativamente en la actividad agraria. Una situación que, afirma Fernández de Mesa, contrasta con que toda la agricultura, salvo alguna excepción, tiene buenos precios, aunque “ese optimismo hay que modularlo con la subida de los costes tan grandes que se están produciendo”.

Finalmente, el presidente de Asaja Córdoba destacó la doble vertiente de la organización agraria, tanto reivindicativa defendiendo los derechos de los agricultores, como su función como apoyo importante frente a la burocracia tan grande que padece el sector y que sale adelante gracias a todos los empleados de Asaja Córdoba, 46 personas muy formadas, 23 colaboradores, una oficina principal y 20 delegaciones en la provincia, donde día a día, se intenta ayudar en todo lo posible a los agricultores y ganaderos.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.