Con una Susana Díaz centrada en el PSOE, el ejecutivo andaluz muestra su incapacidad de afrontar la crisis social que se le avecina y le pasa la pelota al gobierno central pidiendole que asuma el Impuesto de Sucesiones.

La Junta de Andalucía ha solicitado al Gobierno central que asuma el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, de competencia estatal pero cedido a las comunidades autónomas, y que le compense  con la financiación necesaria para el sostenimiento de los servicios públicos fundamentales.

El portavoz del Ejecutivo autonómico, Miguel Ángel Vázquez, ha informado sobre la citada comunicación, que surge después de la “falsa alarma social” generada por el Partido Popular en torno a un tributo que data del año 1987.

En este sentido, la “exigencia” de Montero al ministro de Hacienda pasa por que “se quede” con un tributo que ya tiene 30 años. “Es un impuesto estatal, cedido a las comunidades autónomas, y queremos que lo siga gestionando el Gobierno porque es de su competencia“, ha sintetizado Vázquez, que ha señalado que, al igual que es necesario con este impuesto, el Ejecutivo solicita una armonización fiscal general en toda España.

El portavoz ha precisado que el Impuesto de Sucesiones existe en la mayoría de los países de la Unión Europea y que se trata de un tributo progresivo. En lo que respecta a parientes directos, ha indicado que los que en Andalucía heredan hasta 250.000 euros no tienen que pagar nada por este concepto –lo que supone que solo dos de cada cien pagan- y respecto a herederos con un vínculo más lejano, la tributación es prácticamente igual en todas las comunidades autónomas.

Pese a ello, ha lamentado que el PP esté “engañando a la gente y haciendo mucho ruido” con este impuesto, por lo que la Junta ha puesto en marcha un conjunto de medidas de transparencia y refuerzo como un simulador ‘online’ para el cálculo del tributo que, en solo dos días de funcionamiento, ha superado las 43.400 visitas.

PP Andaluz: Síntoma claro de que Susana Díaz ha tirado la toalla en Andalucía
La vicesecretaria de Organización y Electoral del PP Andaluz, Patricia Navarro, afirmó ayer en Córdoba que la petición del gobierno andaluz para que el Gobierno de España recupere el Impuesto de Sucesiones y Donaciones es un “síntoma claro de que Susana Díaz ha tirado la toalla en Andalucía y tiene la cabeza en poner orden en su partido”.

Navarro señaló que “es la primera vez que un dirigente autonómico renuncia a uno de los mayores instrumentos de autogobierno que tiene una comunidad, que es la corresponsabilidad fiscal”. Agregó que “si Díaz quiere hacer desaparecer un impuesto que es claramente injusto lo puede hacer en un consejo de gobierno, está en su mano eliminar el impuesto en vez de plantear una huída hacia delante”.

compártelo en

NINGÚN COMENTARIO

Deja un comentario