Cuidados de los pies para realizar el Camino de Santiago

Cuidados de los pies para realizar el Camino de Santiago

compártelo en
Share

Se acerca el buen tiempo primaveral y el Camino de Santiago es una de las actividades al aire libre que aumentan en estas fechas y donde los pies son grandes protagonistas. Por ello, el Colegio Profesional de Podólogos de Andalucía ha publicado un díptico donde recoge las principales recomendaciones para preparar los pies antes de las largas marchas y cuidarlos durante y después de las mismas. En este sentido, la hidratación de los pies la noche antes del inicio de cada ruta es uno de los consejos que realizan los profesionales.

El secretario general del Colegio Profesional de Podólogos de Andalucía, Antonio Guerrero, explica que “los pies constituyen una de las partes del cuerpo que más sufre durante las largas marchas del Camino de Santiago debido a que se someten a esfuerzos poco habituales”.

Es importante tener en cuenta ciertas prácticas tanto antes como durante y después de las rutas, y sobre todo, visitar la consulta de un profesional de la podología debidamente titulado y colegiado ante cualquier duda para prevenir lesiones y especialmente en caso de dolencias previas como exceso de sudoración, hongos o helomas, entre otras”, matiza Guerrero.

Cuidados del pie antes de realizar el Camino de Santiago
El Colegio de Podólogos de Andalucía recomienda, entre otros cuidados, entrenar previamente en función de las etapas programadas, utilizar botas de trekking o de montaña, cortar las uñas ajustándose a la forma de las mismas y no dejar picos.

Justo antes de la salida
Para la noche previa, el Colegio recomienda hidratar los pies con crema. Otros consejos son evitar lavarlos con agua caliente antes de la ruta ya que favorece la aparición de ampollas, ajustar adecuadamente el calzado y el calcetín y proteger los roces, si los hubiera, con apósitos.

Durante la marcha
Entre otras recomendaciones, el Colegio de Podólogos de Andalucía destaca utilizar calzado y calcetines habituales, no estrenarlos, caminar relajado, usar bastones para tener más estabilidad o descansar entre 5 y 10 minutos cada hora.

Tras finalizar cada día, es importante lavar y revisar bien los pies tras un secado minucioso para poder detectar posibles alteraciones. Los pies pueden recuperarse del esfuerzo en una sola noche si se aplica crema hidratante, se ponen en alto y se realiza estiramientos de su musculatura.

El dolor de pies no debe ignorarse y es el podólogo colegiado el profesional sanitario especializado”, destaca Antonio Guerrero.

El Colegio de los podólogos andaluces mantiene una estrategia de actividades encaminada a sensibilizar a la ciudadanía sobre las funciones del podólogo y sobre la importancia de la prevención y la salud del pie, que repercute sobre el estado general del organismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *