En 2017 han sido atendidas casi 140 adolescentes víctimas de violencia de género

En 2017 han sido atendidas casi 140 adolescentes víctimas de violencia de género

compártelo en
Share

El Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) ha prestado durante 2017 terapia psicológicagratuita y especializada a 138 chicas adolescentes que han sufrido violencia de género en sus primeras relaciones de pareja.

La cifra supone un aumento del 10,4% respecto al año anterior (125), por lo que la directora del IAM, Elena Ruiz, ha querido hacer un “llamamiento a las familias para estar alerta y pedir ayuda ante cualquier síntoma de relación tóxica en sus hijas adolescentes“, para lo cual ha recomendado conocer las señales a través de la ‘Guía para madres y padres con hijas adolescentes que sufren violencia de género’.

El Programa de Atención Psicológica a las Mujeres Menores de Edad Víctimas de Violencia de Género presta terapia psicológica gratuita y especializada a víctimas de entre 14 y 18 años, y proporciona información y orientación a las madres, padres o tutores de dichas mujeres para minimizar al máximo las consecuencias de la violencia y prevenir nuevas relaciones de pareja no igualitarias.

Por provincias, el servicio ha atendido a 32 adolescentes en Sevilla; 26 en Granada; 22 en Córdoba; 15 en Jaén; 14 en Huelva; 10 en Almería y Cádiz respectivamente y 9 en Málaga.

Para desarrollar el programa, los centros provinciales del IAM y el Teléfono de la Mujer llevan los casos concretos de violencia de género detectados en mujeres menores a un equipo especializado de psicólogos, que además de atender a la víctima (previa autorización de sus tutores) y a su familia, deriva a la misma a la red de atención (sanitaria, social, jurídica, policial,…) que se requiera.

Una vez derivada al equipo de terapeutas, la víctima recibe una sesión inicial de presentación y una serie de sesiones de terapia individual donde se abordan todos los aspectos relacionados con la violencia de género y sus manifestaciones, desde las más tempranas hasta las más severas. Tras dichas consultas individuales, y en función del perfil de las menores atendidas, el programa desarrolla en cada provincia sesiones terapéuticas grupales donde se refuerzan los contenidos aprendidos y se genera una red de apoyo informal para las menores. De forma paralela, las madres y los padres asisten a grupos terapéuticos, donde mejoran la comprensión del problema y comparten estrategias y buenas prácticas para apoyar a sus hijas.

Todas las adolescentes atendidas en el programa han sufrido además ciberdelincuencia de género, que se añade a la violencia de género tradicional en las mujeres jóvenes, ya que, según Ruiz, las redes sociales forman parte de su día a día y de su forma de comunicarse y relacionarse. Por ello, el programa aborda también todas las especificidades de la ciberdelincuencia de género, como la capacidad de difusión, repetición y viralidad de las agresiones digitales, el mayor anonimato del agresor, la continuidad en el tiempo, el exhibir tu intimidad ante infinitas personas o la facilidad para el control permanente (geolocalizadores, control de estado ‘online’ o conexiones, etc).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *