Podemos cierra la oposición a su Sanchidad

Hay que felicitar a Pablo Iglesias y Canal Red por su primer hito periodístico. Una salida de cinco diputados esenciales para la gobernabilidad de un Grupo Parlamentario instalado en el Ejecutivo al grupo mixto no se puede contar todos los días:

EXCLUSIVA”, rezaba la primera palabra del titular de Diario Red, “Podemos decide pasar al
grupo mixto para garantizar su capacidad de acción política en el Congreso”.

Enhorabuena Pablo. Hasta ahora había tres grupos de periodistas: los profesionales afiliados a la verdad y la opinión formada, los ideológicamente arraigados a un partido político y mayormente afines a él y, en el siguiente escalafón, los que podríamos considerar directamente como portavoces de un líder político. Con esta nueva información trascendental, la de Canal Red, se crea el cuarto grupo: los pseudo-periodistas que venden un anuncio político como una exclusiva.

Porque a nadie se le escapa que Iglesias no es un profesional de la información, que no es afín a Podemos y que no es portavoz de Podemos. Simplemente es Podemos. Y por ello, el líder del partido anuncia su decisión en un ademán de periodismo “independiente” a grito de ¡Exclusiva! Como si Canal Red no fuese una plataforma propagandística morada.

Esta información consuma lo que era un secreto a voces, que Podemos, siguiendo su línea
editorial, iba a hacer oposición dentro del Gobierno. Administración de la que, si bien había sido desterrado a la frialdad de figuras políticas sin palestras ni ministerios, participaba su Grupo Parlamentario, Sumar.

De esta manera, Sánchez también tendrá que acudir obligado al grupo mixto en busca de otros cinco votos. Esos que se suman a los 7 de Junts y que confirman su mayoría parlamentaria. La de Sánchez, no la del progresismo, que es bien diferente. Mayoría que en su momento fue apodada como Gobierno Frankenstein y que en poco podría llamarse Ejecutivo en comandita, por eso de no tener muy claro si decide el presidente o sus socios. O lo que es peor, sí tenerlo claro y obviarlo a los ojos de la ciudadanía.

Así ya son 12 los evangelistas apócrifos a los que tendrá que escuchar el líder religioso antes de decidir. 12 individualistas que buscarán un único beneficio político, el de su partido. Una docena de síes que necesitarán una renovación de promesas a cada votación importante a la que se enfrente el Congreso.

Y esto, no es más que una prueba de la difícil legislatura que acecha a nuestras instituciones. Un recordatorio de todas y cada una de las negociaciones, macabras puestas en escena como los Acuerdos de Ginebra o el “patata” que rechinaban los dientes de Sánchez en su fotografía con Aizpurua, y cesiones políticas convertidas en medidas favorables para toda la población por la maquinaria propagandística de Moncloa.

Una situación de la que siempre podremos pensar en positivo y darnos cuenta de que ahí seguirá Pablo y Canal Red para contarnos las exclusivas en primera persona.

Paco Cobos Periodista

Entradas relacionadas

Un comentario en «Podemos cierra la oposición a su Sanchidad»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *