Varapalo a los partidos tradicionales en pro de los nuevos

compártelo en
Share

El pueblo andaluz ha castigado a los partidos tradicionales  bien votando a los nuevos partidos, bien no yendo a votar, aunque el varapalo mas grande se lo lleva el PSOE que tras cuarenta años en el poder se ve fuera de las instituciones y una gran fisura interna entre susanistas y sanchistas

Si podemos sacar algo en claro de estas elecciones andaluzas 2018, es que el pueblo está harto de corrupción, de medias verdades, de inauguraciones de nada y de promesas incumplidas. No se puede hablar a los ciudadanos de proyectos de futuro cuando esos mismos proyectos ya habían sido prometidos meses y años antes y siguen incumplidos. No se puede hablar de solidaridad de gratuidad y de derechos universales a los mismos votantes a los cuales se les ha subido los impuestos directos e indirectos, para que luego tengan que esperar meses para una intervención, abrir un negocio o simplemente apuntarse a una piscina pública masificada.

Sirva de ejemplo los resultados en Montilla.

  2018     2015  
PARTIDO VOTOS % PARTIDO VOTOS %
PSOE-A 3.931 32,06 PSOE-A 4.590 34,79
ADELANTE ANDALUCÍA 2.709 22,09 PP 2.866 21,73
PP 2.144 17,48 IULV-CA 1.918 14,54
Cs 2.068 16,86 PODEMOS 1.797 13,62
VOX 682 5,56 Cs 904 6,85
PACMA 182 1,48 PA 348 2,64
AxSÍ 74 0,6 UPyD 215 1,63
EB 53 0,43 PACMA 97 0,74
EQUO-INICIATIVA 48 0,39 EB 76 0,58
P.C.O.E. 41 0,33 VOX 37 0,28
PCPA 28 0,23 PTJ 26 0,2

PSOE-A
El agotamiento de la marca en Andalucía es evidente. A pesar de la siempre excelente campaña de marketing y el tradicional manejo de los medios de comunicación, la sombra de los ERES, que en breve conoceremos el resultado, una sanidad deficitaria de inversión, unido a las políticas erráticas del PSOE en clave nacional con acercamientos a los independentistas, prometiendo y desdiciéndose constantemente, han hecho que el descalabro sea, sino considerable, si que de hacérselo pensar ya que una vez que esos votantes del miedo, que temen que la derechona venga y les quite los sueldos y subvenciones, vean que gobiernan como en todos lados, por y para el pueblo, a lo mejor ya no les tienen tanto miedo para las próximas elecciones.

Sírvase de ejemplo como desafección de la realidad, las declaraciones de la todavía presidenta anoche, reclamando la unidad de los demócratas en torno a ella, como única defensora válida ante las fuerzas de la ultraderecha (Vox).

Partido Popular
El Partido Popular ha echado el resto en esta campaña electoral andaluza. Han venido todos y cada uno de los dirigentes mediáticos y nacionales del partido, en una maratón de 30 días que los ha llevado a todos y cada uno de los rincones de la geografía andaluza, temerosos no solo de Ciudadanos si no del previsible y anunciado auge de Vox. Los casos de corrupción aun sin concluir, la gestión del problema independentista, las primera elecciones de Pablo Casado, la última tentativa de Juanma Moreno…,  hizo que internamente estas elecciones fueran un termómetro para todo el Partido Popular.

Entre los votantes y exvotantes del Partido Popular se le echa en cara a Juanma Moreno que no transmite carácter o el carisma que cualquier candidato ha de tener, lo que ha hecho que la suma de otras opciones parecidas unido a los anteriormente descrito, vuelva a perder unos votos que en esta ocasión han ido claramente a Vox.

Tras anunciar anoche su candidatura a  presidir la Junta de Andalucía, tendrá que saber negociar con sus necesarios socios de gobierno y hacer malabares para que la marca Partido Popular no se difumine con sus adversarios políticos.

Adelante Andalucía, (Podemos e Izquierda Unida)
Teresa Rodríguez lo ha hecho de 10. Es la candidata perfecta: joven, pasional, comunicadora, cercana y con firmes convicciones. He de decirlo, para mi es la candidata ideal para cualquier partido. En Montilla se sitúan en segunda posición, lo cual podría parecer positivo pero sumando los resultados individuales del 2015 arrojan un total 3.715 frente a los 2.709 obtenidos en estas elecciones: 1.000 votos perdidos solo en Montilla, alguien debería tomar nota.

¿Entonces que ha fallado?, si la candidata es la correcta, el fallo debe estar en el acercamiento de la cúpula a los independentistas catalanes y que el aparato de Adelante Andalucía que no ha sabido movilizar a su electorado. Recordemos que solo han votado el 58,65% del electorado, del que a buen seguro muchos de ellos eran del cúmulo de formaciones que formaban Adelante Andalucía y que antes que votar al PSOE han optado por quedarse en casa..

A nivel local solo señalar el tradicional solapamiento de la formación cuando pacta con el PSOE, una excesiva apuesta por rescatar el pasado frente un presente y futuro incierto,  los fallos de organización para con los medios y la discriminación de unos frente a otros, a buen seguro ha echo que no llegara el mensaje a todos y cada uno de los electores.

Ciudadanos
Ciudadanos han sabido ilusionar a un electorado ya cansado de viejas caras, viejas promesas y viejas formas de hacer las cosas. Los candidatos provinciales han visitados todos y cada uno de los rincones donde el candidato Juan Marín no ha podido llegar, logrando la tan deseada cercanía que reclama el pueblo.

Ciudadanos sigue sin apenas mancha de corrupción, consiguiendo candidatos mediáticos como Javier Imbroda en Málaga y con un perfil general en el que predomina los no políticos de cuna, sino por devoción, lo cual hace que sea mas cercanos al electorado, acostumbrado y asqueado de la famosa casta política. 

Vox
Si bien el exitoso resultado ha sido la sorpresa para propios y extraños, quien diga lo contrario miente, el mensaje de unidad, de defensa de lo tradicional , de acción frente la inacción, etc.., ha ido calando en todas aquellas personas que han visto que sus valores ni han sido defendidos ni han respetados.

La inacción o falta de ella del Partido Popular en el caso de los independentistas catalanes y donde Podemos manda, con políticas poco respetuosas con la religión cristiana y/o las tradiciones han sido la gasolina que necesitaba este partido para situarse donde se ha situado.

Que los votantes de Vox son en su mayoría exvotantes del PP solo hay que ver los números. Vox con un discurso potente, coherente con su ideario y una campaña publicitaria gratuita que le han hecho el resto de partidos, desde el PSOE hasta Cs, les ha hecho subir como la espuma en sitios donde los problemas con la inmigración, el paro y la corrupción son el día a día.

En resumen, el tiempo dirá que nos depara el futuro, pero mi experiencia me dice que ni los buenos son tan buenos, ni los malos tan malos. En todo caso el pueblo es soberano y quita y pone según elige, por lo que respeto para todos y manos a la obra a quien corresponda, que hay mucho que hacer en esta nuestra querida Andalucía.

Antonio Galán

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.