Andalucía ha logrado reducir un 17% el uso de antibióticos en centros de salud y un 15,8% en hospitales, desde la implantación en 2014 del Programa Integral de Prevención, Control de las Infecciones relacionadas con la Asistencia Sanitaria y uso apropiado de los Antimicrobianos(PIRASOA).

Iniciativas como el Programa PIRASOA son de especial relevancia, sobre todo teniendo en cuenta que España es el país con mayor consumo de antibióticos en el mundo y uno de los primeros en número de infecciones causadas por bacterias resistentes, dos elementos estrechamente relacionados que condicionan el éxito del tratamiento necesario para los pacientes.

Con el Programa PIRASOA, se ha conseguido tanto reducir el uso de antibióticos en los centros de salud y hospitales andaluces, como también contener y reducir el incremento de infecciones por bacterias multirresistentes dentro y fuera del hospital, con la implicación del equipo del Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Andalucía (SVEA).

Asimismo, el uso racional de este grupo de fármacos en los centros de salud y hospitales supone también una medida de ahorro, eficiencia y sostenibilidad, pues ha contribuido a la reducción del gasto en 7,8 millones de euros en los últimos cuatro años. Concretamente, ha supuesto una reducción de 5,1 millones de euros en atención primaria y de 2,7 millones de euros en hospitales.

Investigación, formación e información actualizada
Junto al importante impacto asistencial que tiene el Programa PIRASOA en Andalucía, hay tres proyectos competitivos nacionales y europeos los conseguidos por los profesionales implicados en el programa PIRASOA, con financiación procedente del Instituto Carlos III, de la Unión Europea y de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica.

La formación también ha sido fundamental para el éxito de este programa andaluz, con miles de asesorías clínicas y sesiones formativas impartidas a los profesionales de atención primaria y hospitales.

Por otro lado, constituye un elemento clave la plataforma digital que da soporte a este programa, en cuanto permite recopilar todos los datos trimestralmente para su análisis y evaluación posterior. Se dispone de información por hospital, por distrito sanitario, por consumo global de antibióticos y por grupo y por resultados clínicos, un nivel de detalle que no ofrecen otros organismos ni a nivel nacional ni europeo.

Reconocimiento dentro y fuera de España
Andalucía fue pionera en España con el programa PIRASOA, puesto en marcha para luchar contra las resistencias bacterianas a través de un uso apropiado de los antibióticos y de un mejor control de las infecciones que se producen en el entorno sanitario. A nivel nacional, no existe aún implantada una estrategia similar y a nivel europeo, es Reino Unido el único país con una estrategia consolidada en este ámbito actualmente.

El éxito de este programa, en palabras de la consejera de Salud, ha sido “el liderazgo profesional y la implicación de todos los profesionales sanitarios, tanto de atención primaria como de hospitales”. Y es por todo ello que esta iniciativa de la sanidad pública andaluza es reconocida dentro y fuera de España.

Así, el Sistema Navarro de Salud ha elegido el modelo andaluz para implantarlo en sus centros. Por otro lado, el Ministerio de Sanidad y la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios han solicitado el curso básico del programa PIRASOA para centros de atención primaria (PROA) para incluirlo en las competencias básicas de los residentes en formación (EIR). Igualmente, el Consejo Andaluz de Colegios Médicos ha concedido el premio ‘Andalucía Médica’ al programa.

La experiencia andaluza también ha sido puesta como ejemplo recientemente en el Parlamento Europeo, al que ha acudido su coordinador para exponer los resultados. Por designación de la Unión Europea, Andalucía liderará un proyecto de investigación para crear una red de vigilancia en Europa en tiempo real a semejanza del PIRASOA.

Colaboración con colegios profesionales
El Servicio Andaluz de Salud y los consejos andaluces de los colegios profesionales andaluces de médicos, farmacéuticos y dentistas, suscribieron convenios de colaboración que han sido muy productivos y que se han renovado un año después para seguir sumando esfuerzos en un problema de magnitud mundial, tal cual lo ha definido la Organización Mundial de la Salud y la Organización de Naciones Unidas.

En estos convenios se establecen medidas de cooperación como la difusión periódica de los objetivos del Programa PIRASOA entre los colegiados, a través de presentaciones y jornadas formativas; la colaboración en campañas de prevención y educación sanitaria entre la población; y el apoyo a la investigación e innovación.

El presidente del Consejo Andaluz de Colegios Médicos (CACM), Juan Antonio Repetto, ha destacado la “decidida implicación y el firme compromiso del CACM para extender el uso adecuado de antimicrobianos mediante una información útil y clara que evite errores“. En esta línea, según Repetto, “ya hemos puesto en marcha las primeras actividades de carácter formativo entre los colegiados andaluces que puedan ayudarles en su práctica clínica y que se encuadran en el marco de colaboración que venimos manteniendo con la Consejería de Salud”.

El presidente del Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, Antonio Mingorance, ha calificado igualmente la colaboración de “muy positiva“, en cuanto “ha venido a reforzar la labor de concienciación sobre el correcto uso de los antibióticos que han venido realizando históricamente los profesionales farmacéuticos en nuestro entorno“.

En enero, y dentro del convenio suscrito con el SAS, se lanzó una campaña en las más de 4.000 farmacias de la comunidad con abundante material informativo dirigido a los usuarios y pacientes; campaña que ha tenido su continuación en las redes sociales con elhashtag #antibióticoslosnecesarios, con gran difusión.

Si tomas antibióticos cuando no lo necesitas, dejarán de servirte cuando los necesites” era el mensaje principal de esta acción que se desarrolló de forma activa en la red de farmacias de la comunidad, en la que trabajan más de 9.000 farmacéuticos, y que pretendía “acabar con costumbres tan extendidas como tomar el antibiótico que ha estado tomando algún familiar, del que nos han quedado algunas unidades, dejarlo de tomar en cuanto uno se encuentra mejor, o tomarlo para casi cualquier cosa”, ha explicado Mingorance.

Paralelamente, se ha estado desarrollando con el equipo de PIRASOA un programa formativo diseñado específicamente para que los farmacéuticos andaluces mejoren sus destrezas profesionales en todo lo relativo a información, consejo y vigilancia farmacéutica en torno a los antimicrobianos.

Por su parte, el presidente del Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Dentistas, Luis Cáceres, ha valorado los resultados obtenidos tras el comienzo de la aplicación de este programa, ya que se ha reducido considerablemente la prescripción de antibióticos por parte de los profesionales sanitarios, “acercándonos cada vez más a un correcto uso de este tipo de medicamento en la comunidad autónoma y evitando así la aparición de resistencias antimicrobianas, un importante problema de salud pública global”.

Cáceres ha resaltado también la importancia de la renovación de este convenio y ha querido mostrar su compromiso de seguir trabajando en esta línea dentro de los colegios profesionales, a través de actividades formativas y campañas informativas, para optimizar el cumplimiento de las recomendaciones del programa andaluz entre sus miembros y contribuir al uso prudente de los antimicrobianos.

compártelo en
Share

NINGÚN COMENTARIO

Deja un comentario