Se reclama que el plan de climatización de colegios sea una apuesta de futuro

Se reclama que el plan de climatización de colegios sea una apuesta de futuro

EQUO reclama a la Junta de Andalucía un plan de climatización de colegios que vaya más allá de las medidas convencionales, respaldando así las reclamaciones de las Asociaciones de Madres y Padres y reclama “celeridad, imaginación y empatía” para afrontar este problema que “no puede sino empeorar” debido al Cambio Climático. El partido verde propone como complemento y alternativa a la instalación de aires acondicionados, la revegetación bioclimática y otras medidas no convencionales

La formación EQUO ha urgido hoy a la Junta de Andalucía a acelerar y extender las medidas de climatización de centros escolares de la provincia de Córdoba, ante el anuncio de que se actuará, a partir de mayo, en tan sólo 32 centros en toda la provincia. Igualmente, ha urgido a priorizar las medidas que no contribuyan a empeorar el calentamiento global, como la instalación generalizada de consolas de aire acondicionado, que deben ser vistas como la última opción tras la mejora de cierres, la adaptación de los centros escolares por medio de sombreado, solerías porosas, pinturas claras, la creación de corrientes naturales o el uso de ventiladores.

Según Salustiano Luque, coportavoz provincial de EQUO, “apostar por la solución rápida y fácil, llenando los colegios de aires acondicionados, supone la peor solución para la salud de nuestras hijas e hijos, ya que está demostrado que no es saludable el abuso del aire acondicionado ni tampoco el choque térmico que sufrirán al salir de clase a las 2 o 3 de la tarde en plena canícula veraniega. Además, contribuiría a agravar el problema del calentamiento global, cuando debemos asumir que es necesario reducir de forma muy importante nuestro consumo eléctrico y por lo tanto las emisiones. No se trata de aires acondicionados sí o no, si no de agotar todas las otras opciones, algunas mucho más baratas y sencillas.

EQUO recuerda que Andalucía tiene un acervo de siglos de arquitectura bioclimática y sin embargo, la forma de construir de los últimos 100 años hace que nos encontremos con cientos y miles de edificios que sin aire acondicionado son prácticamente inhabitables en verano. El abandono de algunas técnicas tradicionales en pos de la velocidad constructiva o, peor, del abaratamiento de la edificación, ha hecho que nos encontremos frente a esta preocupante situación.

EQUO denuncia que existen espacios de recreo degradados, superficies de cemento que retienen todo el calor recibido, con tocones y alcorques vacíos, patios de deportes bajo un sol inclemente, gradas sin sombra, cubiertas planas de atoba roja o tela asfáltica negra y paredes de ladrillo visto que llegan a 60 grados de temperatura, caldeando el interior de los edificios, ventanas al sur sin árboles que la sombreen, etc.

Ana María Carnero, coportavoz de la formación verde en Córdoba, propone las siguientes medidas: “Hay que instalar cubiertas vegetales en colegios con techos planos, lo que tendría un efecto inmediato sobre la temperatura de las aulas. También cubrir con vegetación parte o todas las fachadas de ladrillo visto. Desde los 60 grados que estas pueden alcanzar se podría reducir esa temperatura a 21 ó 22 grados. Es muy necesario plantar árboles de gran porte de hoja caduca en puntos estratégicos dentro y en el entorno de los colegios, así como pérgolas verdes. Por último, se deben usar toldos en ventanas, azoteas y patios.

EQUO considera que la revegetación bioclimática ofrece una batería de herramientas valiosísima para solucionar un problema acuciante y mejorar los centros educativos andaluces en peores condiciones de calidad ambiental y térmica, convirtiéndolos en lugares agradables, inteligentes, bellos, estimulantes, ricos en aprendizajes y experiencias…, espacios que los niños y niñas deseen reproducir cuando crezcan y en los que aprendan a enfrentarse al cambio climático.

Igualmente, el partido verde reclama modificaciones en el funcionamiento de los centros, apostando, por ejemplo, por dejar “respirar” a los edificios por medio de la creación de corrientes cruzadas durante la noche, abriendo ventanas y puertas, lo que haría que la necesidad de climatización al día siguiente fuera mucho menor, al no haber conservado el calor acumulado.

En resumen, EQUO reclama un esfuerzo por garantizar de forma sostenible y a largo plazo un entorno saludable, agradable y respetuoso para los centros escolares de la provincia, sin recurrir a parches que sólo empeoran el problema, permitiendo aparecer a los responsables ante la opinión pública como resolutivos.

compártelo en
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *