Parto y lactancia mas humanizado en el Hospital de Montilla

compártelo en
Share

Los hospitales comarcales de Montilla y Andújar recogen el diploma que confirma haber superado la tercera de las cuatro fases de la acreditación IHAN, proceso que certifica su orientación a la humanización de la asistencia al nacimiento y la lactancia

El hospital comarcal Alto Guadalquivir, de Montilla, en Córdoba y de Andújar (Jaén) -ambos gestionados por la Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir, dependiente de la Consejería de Salud- han recogido en el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad el diploma de acreditación que confirma que han superado con éxito la tercera fase de acreditación para convertirse en centros reconocidos por UNICEF y la OMS debido a su labor en materia de humanización de la asistencia al nacimiento y fomento de la lactancia.

La denominada acreditación IHAN (Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia) pretende animar a los centros sanitarios a adoptar prácticas que protejan, promuevan y apoyen la lactancia materna exclusiva desde el nacimiento.

Al acto han asistido los directores de Cuidados de Enfermería de sendos centros, Gema Berrios por el Alto Guadalquivir, de Andújar, y Francisco Jesús Antúnez, por el de Montilla, así como los supervisores de Hospitalización, Concepción Córdoba y Miguel Ángel Caraballo, respectivamente. Han recogido los diplomas de manos de la subdirectora general de Promoción de la Salud y Vigilancia en Salud Pública, María Araceli Arce, el representante de UNICEF en la IHAN, Manuel Moro, y la presidenta de la IHAN, Carmen Pallas.

Ambos hospitales están preparando ya la cuarta y última fase de este completo proceso de acreditación IHAN.

Fases
La acreditación IHAN consta de cuatro fases:

  1. En la 1D o Fase de Descubrimiento, en la que la institución hace una declaración de intención de trabajar y adoptar todas las prácticas recomendadas para la promoción de la lactancia materna, cimentando así una metodología de trabajo orientada a que las mujeres que dan a luz en estos hospitales inicien la lactancia materna y la mantengan al menos durante los seis primeros meses de vida de sus bebés.
  2. En la segunda fase (2D), denominada Fase de Desarrollo, ambos hospitales trabajaron para cumplir indicadores específicos tales como desarrollar una política propia, por escrito, sobre lactancia materna que incluya los diez pasos para una lactancia natural feliz; creación de Comités de Lactancia en cada hospital con un plan de acción anual; medición de las tasas de lactancia materna que se registran, etc.
  3. En la tercera fase (3D) o Fase de Difusión, los hospitales comarcales de Andújar y Montilla se han centrado en la formación de los profesionales –con cursos periódicos de capacitación en lactancia materna-, así como en redactar y consensuar protocolos de asistencia a embarazadas, madres y recién nacidos, coordinados con Atención Primaria. También en esta fase se desarrollan materiales propios de difusión tales como protocolos y guías clínicas sobre lactancia y parto, así como materiales informativos y de difusión para embarazadas y madres. Del mismo modo, para superar esta parte del proceso, los centros hospitalarios han contribuido al fomento de grupos locales de apoyo a la lactancia (concretamente, con el impulso a la creación de asociaciones en sus áreas de referencia, la Asociación ‘Amar con M’ en Andújar y la ‘Asociación MAMA´S’ de Montilla); junto con el compromiso de no adquirir sucedáneos o fórmulas de leche de forma gratuita por parte del hospital.
  4. Queda por abordar la cuarta y última fase de acreditación IHAN (4D), denominada Fase de Designación, en la que los hospitales revisan todo el trabajo realizado durante los últimos años, concretamente desde 2011, en esta materia y se someten a una evaluación externa con visita incluida a los centros por parte de responsables del proyecto IHAN para comprobar, in situ, más allá de todas las evidencias e informes presentados hasta el momento, cómo se trabaja en los centros de cara al impulso de la lactancia materna y la humanización al nacimiento en los hospitales. Ya se está preparando esta última fase, que a lo largo de 2018 se prevé tener avanzada.

En este sentido, el coordinador del proyecto del hospital montillano en el área de Enfermería, Francisco Antúnez, y su homónima en el hospital andujareño, Gema Berrios, destacan que “se trata de una de las acreditaciones más complejas con las que hemos trabajado, debido al largo proceso y trabajo de fondo que requiere. Hay que involucrar a todos los profesionales implicados en la asistencia al nacimiento: pediatras, personal de Ginecología y de Enfermería de las distintas áreas hospitalarias (Hospitalización, Neonatos, etc.) porque el compromiso de apoyo y fomento a la lactancia materna -siempre desde el respeto a la decisión de la madre- y la apuesta por una asistencia humanizada conllevan instaurar modelos y políticas de trabajo muy concretos. Sin embargo, la satisfacción de encontrarnos ya en este punto de la acreditación es enorme y las ganas de seguir avanzado para culminar el proceso también. Nos empuja el convencimiento de que estamos apostando por mejorar la asistencia sanitaria y la calidad de vida en nuestras áreas de influencia, por los innumerables beneficios que la lactancia materna tiene tanto para el bebé como para la madre”.

Por otro lado, apuntan los responsables de cuidados de enfermería, que “la humanización al parto es también una línea estratégica de estos hospitales desde su misma apertura. No en vano en ellos se pilotó el Programa de Humanización de la Atención Perinatal, puesto en marcha por la Consejería de Salud, y en realidad son iniciativa complementarias que caminan hacia un mismo modelo de hospital que opta con prácticas humanizadas, que apoyan a la mujer en sus decisiones, desde la información basada en la evidencia científica, y que promueve partos de baja intervención, menos medicalizados, con la mujer como protagonista de su proceso, y apostando por el amamantamiento natural”.

Medidas implantadas
Entre las medidas implantadas hasta ahora destacan algunas como disponer de una normativa de lactancia materna, por escrito y expuesta en diversas zonas hospitalarias en carteles tamaño DIN-A 3 y en la web de los centros, en la que figuran ‘Los Diez Pasos hacia una feliz lactancia natural’, que sintetizan las directrices a seguir por los de servicios de maternidad recogidas en la Declaración Conjunta de OMS/UNICEF Protección, Promoción y Apoyo de la Lactancia Natural. También se incluyen en el cartel 10 buenas razones por las que dar el pecho.

De igual modo, en ambos hospitales se fomenta que los recién nacidos sanos realicen el contacto piel con piel inmediatamente después del nacimiento –ya sea con la madre o en su defecto, por causas médicas, con el padre- y que todos los bebés nacidos en los centros se alojen en la misma habitación que su madre, siempre que la situación clínica lo permita. Además, en la historia clínica se registran todas las decisiones tomadas por la madre respecto a la alimentación del bebé. Al hilo de ello, se ha avanzado en la práctica clínica respecto a esta materia poniendo en marcha protocolos como el del contacto piel con piel aplicado en cesáreas programadas.

Asimismo, en la Intranet corporativa, para contribuir a dar difusión y centralizar los documentos, protocolos y materiales que se han ido desarrollando en estos años, se ha creado un apartado específico sobre ‘Nacimiento y Lactancia’ en los hospitales de Andújar y Montilla.

Programa de Humanización de la Atención Perinatal
El Programa de Humanización de la Atención Perinatal, puesto en marcha por la Consejería de Salud, incluyó en 2008 a ambos hospitales comarcales. Dicho proyecto, contempla entre otras medidas, implantar iniciativas de atención humanizada al parto normal en las que se tengan en cuenta las recomendaciones de la OMS, la participación de la madre y la adecuación del entorno físico para su comodidad y seguridad durante el alumbramiento, así como iniciativas para la promoción de la lactancia materna desde el respeto de la decisión de la mujer y la dotación de recursos que garanticen una correcta conservación de la leche en el caso de que el bebé requiera ingreso hospitalario y no permita la lactancia directa.

Fomentar la participación de la pareja en el proceso de crianza; promocionar iniciativas encaminadas a una atención multicultural del embarazo, parto y puerperio; e implantar protocolos basados en la evidencia científica en la atención al embarazo, parto y puerperio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.