Para “Comer bien para vivir mejor” hay que reducir el consumo de carne

Para “Comer bien para vivir mejor” hay que reducir el consumo de carne

compártelo en
Share

EQUO ha presentado su informe “Comer bien para vivir mejor: Reduzcamos nuestro consumo de carne”, una reflexión sobre los impactos de la industria low-cost de carne sobre el clima, nuestra salud y el bienestar animal, y que se inscribe en la campaña que el partido verde está desarrollando a favor de una dieta saludable y sostenible.

En el informe han participado organizaciones relevantes como Greenpeace, WWF, Ecologistas en Acción, Anima Naturalis, AVATMA, Justicia Alimentaria, CECU, la Red EQUO Derechos Animales o el consejo español de Dietistas y Nutricionistas, aportando cada una un ángulo de análisis así como propuestas alternativas.

En declaraciones a los medios, el eurodiputado de EQUO, Florent Marcellesi ha comentado que “comer no solo es un acto fisiológico e individual: es también un acto de gran incidencia social y ecológica. Hoy nuestra dieta saturada en proteínas animales, alimentada por una industria intensiva y low cost de carne y pescado, tiene profundos impactos sobre el planeta, nuestra salud, otros países y el bienestar animal. Los datos son claros: si queremos que nuestra dieta sea saludable y sostenible, no debemos superar los 20 kg de carne. Es decir, teniendo en cuenta que una persona en España consume de media 50 kg de carne al año, significa que debemos reducir a más de la mitad nuestro consumo

Según el informe, los datos son claros: si queremos que nuestra dieta sea saludable y sostenible, no debemos superar los 20 kg de carne. Es decir, teniendo en cuenta que una persona en España consume de media 50 kg de carne al año, significa que debemos reducir a más de la mitad nuestro consumo.

En este sentido el informe recoge que la industria española está masificada. “En España se sacrifican tantos cerdos como habitantes hay en nuestro país y tantas aves de corral como personas habitan en la UE” señala Marcellesi. Por ello, añade “Es más que necesaria una reflexión sobre los impactos de esta industria low-cost de carne y proponer alternativas de producción y de consumo hacia una alimentación sana, sostenible y respetuosa con los animales”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.