La Plaza de la Merced acogió el acto más vistoso, popular y esperado de la Fiesta de la Vendimia, la Pisa de la Uva y la ofrenda del Mosto a la Virgen de las Viñas, que congregó a cientos de montillanos y vecinos de la comarca, acto a su vez mas difícil de celebrar cada año por reiterado adelanto de la cosecha.

La llegada de la procesión de la Virgen de las Viñas dio inicio a un acto en el que la uva es la verdadera protagonista. La vendimiadoras y los niños acompañaron a la procesión con sus canastos de uvas que posteriormente vaciaron en la arteza donde se procedió a su pisado y posterior prensa para obtener ese mosto que sería ofrecido a la Virgen ante la presencia de las autoridades presentes en el acto.

A continuación el escenario instalado en la Plaza de la Merced acogió el reconocimiento de Montemayor como municipio invitado, un acto que este año se ha realizado por primera vez en la Fiesta de la Vendimia Montilla-Moriles.

El alcalde del municipio de Montemayor fue el encargado de recibir este nombramiento de manos del alcalde de Montilla, Rafael Llamas, para agradecer este reconocimiento. El propio Ayuntamiento de Montemayor flotó un autobús gratuito para asistir a este acto, dando buena muestra del interés y cariño que ambos pueblos se profesan.

En su intervención aludió a sus raíces montillanas, ya que su padre, al capataz de Campo de este año, era de Montilla, al tiempo que dio a conocer al público presente el proyecto Paxera, un evento en torno al vino PX que se celebrará del 14 al 17 de septiembre.

Tras el intercambio de regalos, el acto concluyó con la reanudación de la procesión de la Virgen de las Viñas, que acompañada por la Banda de La Unión, completó el cortejo hasta la parroquia de La Asunción.

compártelo en
Share

NINGÚN COMENTARIO

Deja un comentario