Este Viernes se celebra en el Hospital de Montilla la II Jornada Pacientes anticoagulados, pacientes que en muchos casos no conocen el alcance ni las consecuencias de su tratamiento. Al menos, así lo perciben las organizaciones de pacientes que trabajan en este ámbito, por lo que han lanzado una encuesta para analizar qué saben los pacientes exactamente de su propio tratamiento.

En España más de 800.000 pacientes viven anticoagulados.
Esta cifra aumenta cada año debido al incremento de la esperanza de vida, entre otros factores. El tratamiento con anticoagulantes se prescribe a personas con riesgo de sufrir un ictus o una trombosis (por una arritmia, por una enfermedad de la sangre…) y evita la formación de coágulos en el interior de los vasos sanguíneos al retrasar el tiempo de coagulación de la sangre. Así, estos pacientes son más vulnerables ante una emergencia médica o una intervención quirúrgica, pues un mal seguimiento puede provocar ictus o hemorragias.

Con motivo del Día Nacional del Paciente Anticoagulado, el pasado 18 de noviembre, la Federación Española de Asociaciones de Anticoagulados (FEASAN) ha lanzado una campaña informativa bajo el lema Tómatelo en serio.

Hay pacientes que no saben por qué toman este tratamiento y carecen de información sobre el efecto que éste tiene en su organismo, lo que supone un riesgo en sí mismo”, explica el presidente de FEASAN, Luciano Arochena.

Como subraya Arochena, “es clave que los pacientes conozcan los efectos de su tratamiento para identificarse como anticoagulados, por ejemplo, ante una emergencia médica y, en general, ante un profesional sanitario”. Además, les hace “sentirse más seguros ya que son capaces de prevenir posibles complicaciones”, añade el presidente de Feasan.

Y es que la clave para evitar complicaciones es “concienciar a los pacientes de la importancia de que se responsabilicen de su propia salud, controlando mejor los riesgos y contribuyendo a un mejor abordaje”, señala Arochena. Un paciente anticoagulado “no puede vivir ajeno a su tratamiento, sobre todo en los que su efecto puede alterarse fácilmente al interaccionar con otro medicamento o con la propia dieta”.

La campaña lanzada por FEASAN recoge una serie de recomendaciones para que los pacientes sean más responsables como: tomar el anticoagulante cada día a la misma hora, llevar una dieta equilibrada y saludable, acudir a los controles, practicar ejercicio de forma regular, consultar antes de tomar cualquier nuevo tratamiento (incluidos los de herbolario), acudir al centro de salud ante un fuerte golpe y siempre identificarse como anticoagulado.

En este sentido, los profesionales sanitarios tienen una tarea importante: asegurar que los pacientes disponen de toda la información necesaria. La participación de los pacientes en la toma de decisiones de su salud es necesaria, pero no es posible si éste no dispone de toda la información.

La campaña se difunde a través de mesas informativas sobre el terreno y a través de la web www.dianacionaldelanticoagulado.org y la  Federación Española de Anticoagulados – FEASAN en Facebook).

 

 

compártelo en
Share

NINGÚN COMENTARIO

Deja un comentario