Libros son amores

compártelo en
Share

Hablar de libros, inmersos de lleno en una sociedad de alto consumo tecnológico donde el placer virtual ha sustituido al disfrute semántico, hace que sea de justicia literaria recordar que el viejo arte de la escritura y el goce de la lectura, han permanecido con nosotros desde casi el inicio de la humanidad.

De hecho ya en la prehistoria -edad de bronce- se empezó a considerar unos símbolos en cuevas y paredes como un medio de transmitir información entre sus habitantes. Fue sin embargo la civilización Mesopotámica y la Egipcia( 2500 ac ) la que comenzó a utilizar la escritura como forma de comunicación utilizando unos pictogramas que hacían que esta expresión icónica- la imagen de lo dibujado era lo equivalente a la idea que se quería expresar- fuera el inicio de lo que hoy llamamos escritura.

Hacia el 1500 ac los Fenicios crearon el alfabeto como sistema para representar el lenguaje difundiéndolo por todo el Mediterráneo para ser adoptado por muchos pueblos y civilizaciones, como la griega y la romana.

Durante la edad media, el latín fue la lengua oficial de todos los estados occidentales, al igual que la de la iglesia católica, que utilizaba a sus monjes más cultos – monjes copistas – para transcribir los textos con excelente caligrafía que posteriormente estudiaban para guardarlos en sus bibliotecas.

Fue Johannes Gutenberg quien en 1450 revolucionó el mundo de la escritura con el invento de unos moldes de hierro que impregnados en tinta reproducían  las letras del alfabeto en un tiempo muy inferior al que los monjes eran capaces de escribir. Nació la imprenta , adaptando de manera progresiva sus técnicas a lo que hoy conocemos como el libro.

Lejos de agravios comparativos con el mundo cibernético de ceros y unos, la ventana abierta a un mundo fascinante que el libro te invita a conocer es la mejor manera de adquirir conocimientos que enriquecerán tu existencia como persona.

La prosa te aporta cultura, el verso te invita a soñar. La prosa profundiza en ideas contemporáneas, el verso trivializa lo material. La prosa descubre la realidad de los problemas, el verso encandila al lector para sumergirlo en un estado circunstancial. La prosa describe y ocupa todo el espacio en blanco que deja el papel, el verso juega a la coroza saltando sus rimas entre sus líneas. Dos estilos de escritura que complementan la magia de la lectura.

Con la llegada de la primavera celebramos el “Día internacional del libro” como justo homenaje a una forma de expresión escrita que tan vetusta historia atesora. Este fin de semana todos los asiduos a la lectura tenemos una cita en la plaza de la Rosa para asistir y visitar la III FERIA DEL LIBRO que el Excmo. Ayuntamiento de Montilla organiza en colaboración con los distintos profesionales del sector que gustosamente sabrán ofrecernos en sus stands toda la cultura, los sueños, los relatos y los cuentos que de las páginas de los libros manan.

La tarde del viernes habrá una audición de los alumnos del conservatorio de música (17,30 horas) la presentación del libro “Blanca de guerra, de Juan E. Palmis (19,30 h) y el recital poético a cargo de Soledad Jordano y Juan E. Palmis completan las actividades de la jornada.

El sábado la mañana está ocupada por dos actividades dirigidas a los pequeños. Por un lado el taller de elaboración de marcapáginas y la gymkana “Jugando a los cuentos”, ambas realizadas por la AMPA Vicentale a partir de las 12,00 horas.

La tarde del sábado la protagonizará la lectura y la palabra. Primero con una narración familiar “De la biblioteca traigo aventuras” a cargo de Álvaro González (17,30 h.) y un recital poético con David González y el cantautor “El Vera” como protagonistas. (19,30 h).

Ya en la mañana del domingo se realizará la entrega de diplomas a los alumnos de 4º de EPO participantes en el Certamen de Cuentos Escolar (12,30h.) y la posterior presentación de cuentos “El Gran Capitán y el Inca Garcilaso vuelven a Montilla” (12,30 h.).

Las actividades programadas para la edición de la Feria del Libro de este año concluirán en la tarde del domingo con la representación de “En un lugar de la Mancha”, a cargo del alumnado de infantil del CEIP Vicente Aleixandre, que se celebrará en el Teatro Garnelo a partir de las 18,00 horas.

Leer, pasar las páginas de un libro escuchando el sonido suave que deja el papel cuando se contonea de una parte a otra, sentir la magia de una historia impregnada en sílabas es una experiencia tan gratificante que el lenguaje virtual nunca sustituirá.

Francisco Alcaide

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.