El incremento del 154% las partidas para actuaciones en fosas es el ejemplo del compromiso de la  Junta con la Memoria Democrática. Así lo ha manifestado el vicepresidente de la Junta y consejero de la Presidencia, Administración Local y Memoria Democrática, Manuel Jiménez Barrios, durante la visita que ha realizado al cementerio antiguo de Benamahoma, en el municipio de Grazalema (Cádiz), donde se acaban de iniciar los trabajos encaminados a la localización y exhumación de los restos de víctimas de la represión franquista.

El vicepresidente ha valorado la presencia de los parlamentarios andaluces en esta actuación para “conocer in situ” el trabajo que realiza la Junta en “la búsqueda de la verdad, la transparencia, el reconocimiento y la reparación“. Asimismo, ha destacado “el rigor científico” con el que trabajan los arqueólogos y antropólogos que dirigen estas investigaciones.

En este sentido, ha señalado que la Junta “siempre ha sido sensible y, en esta materia, es absolutamente pionera consciente de que en esta tierra […] hay muchas víctimas del franquismo que hoy merecen el respeto y la reparación”. Por eso, junto a la subida presupuestaria, también ha destacado que estamos en periodo de exposición pública para presentar alegaciones al borrador del decreto para la constitución del Consejo de Memoria Histórica, donde estarán representadas todas las entidades memorialistas, lo que “tiene una gran simbología puesto que el movimiento va a poder participar de las iniciativas del gobierno andaluz a través de la Dirección General de Memoria Democrática“.

Para Jiménez Barrios, con este tipo de actuaciones “se pone de manifiesto que una sociedad democrática como la que vivimos también tiene que ser consciente de que tiene que recuperar su pasado para que todo el mundo se sienta absolutamente confortable dentro de esta democracia que nos hemos dado”. Finalmente, ha destacado el compromiso de los ayuntamientos “que están muy implicados a la hora de la búsqueda de la verdad”.

La actuación en Benamahoma se une a otras que la Junta va a llevar a cabo en varios municipios andaluces como Lucena (Córdoba), Nerva (Huelva)Villanueva de la Concepción (Málaga)El Coronil (Sevilla).

De ellas, en el caso de Nerva y El Coronil se trata de una primera fase de localización y delimitación de fosas, y que permita seguidamente, y en función de los resultados obtenidos, a otra de exhumación, estudio antropológico y, si procede, identificación genética; trabajo que sí se va a acometer de manera integral en esta actuación específica en el caso del municipio malagueño de Villanueva de la Concepción y de la de Benamahoma.

Las diferentes intervenciones han sido reclamadas e impulsadas por los familiares de las víctimas, con el apoyo de las diferentes asociaciones memorialistas vinculadas a su espacio, y serán sufragadas económicamente por la Junta de Andalucía, a través de la  Dirección General de Memoria Democrática de la Consejería de la Presidencia, Administración Local y Memoria Democrática. Igualmente importante resulta el apoyo de los respectivos ayuntamientos, que han mostrado su compromiso a colaborar en lo que respecta a la aportación de operarios, maquinaria, señalamiento y vallado, así como disposición de espacios públicos para albergar la posible individualización y estudio antropológico de los restos, o a través de la logística y comunicación entre todas las partes implicadas.

En todos los casos los trabajos serán dirigidos y desarrollados por técnicos andaluces de primer nivel y reconocido prestigio y bagaje en este tipo de intervenciones (Jesús Román y Juan Manuel Guijo para el caso de Benamahoma; Francisco Carrión, de la Universidad de Granada, en Lucena; Andrés Fernández en Nerva y Villanueva de la Concepción y Elena Vera, igualmente con el apoyo del antropólogo Juan Manuel Guijo, en El Coronil).

La complejidad y especificidad de las intervenciones obligan a establecer especial prudencia a la hora de poder concretar un plazo como un resultado definitivos, debido al paso del tiempo transcurrido, las especificidades técnicas de cada uno de los emplazamientos, las especiales condiciones climatológicas, o el estado en que los restos pudieran hallarse.

Estas actuaciones específicas, de las que el primero de los inicios tuvo lugar en Benamahoma el lunes 30 de octubre y el último en El Coronil el miércoles 8 de noviembre, suponen un nuevo impulso a las 57 intervenciones aprobadas entre 2016 y 2017, respondiendo al firme compromiso de las partes implicadas, a través del principio de colaboración, de recuperación física de los cuerpos y reparación moral de sus familias, y que fortalecen aún más a Andalucía como vanguardia en el desarrollo de políticas públicas de memoria histórica y democrática.

compártelo en
Share

NINGÚN COMENTARIO

Deja un comentario