La Consejería de Justicia e Interior ha impuesto 2.095 sanciones entre enero y agosto por incumplir la normativa de uso de animales de compañía, destacando la ausencia de identificación o la carencia de licencia para perros potencialmente peligrosos, entre las infracciones más frecuentes.

Las infracciones en esta materia pueden ser de carácter leve, grave o muy grave. Mientras la primera categoría representan una cifra poco relevante, los incumplimientos graves de la normativa son los más numerosos, con 1.554 infracciones. En el marco de los incumplimientos considerados graves, un total de 615 sanciones corresponden a situaciones de tenencia de animales sin identificar y sin inscribir en el registro central de animales de compañía de Andalucía.

También se consideran infracciones graves el hecho de no realizar vacunaciones y tratamientos obligatorios para perros previstos en la normativa aplicable -490-; circular con un perro potencialmente peligroso sin cadena ni bozal -283-, o no mantener a los animales de compañía en buenas condiciones higiénico sanitarias -49-.

En cuanto a las infracciones muy graves, la Consejería de Justicia e Interior ha detectado un total de 540 desde enero. Las más numerosas están relacionadas con la tenencia de perros potencialmente peligros sin licencia municipal -495-, seguidas de la mutilación de los animales con fines exclusivamente estéticos o sin utilidad alguna -15- y de las de abandono de la mascota por no atender el requerimiento para recuperarla en el plazo de cinco días.

Sobre la base de estas infracciones, la Consejería de Justicia e Interior ha iniciado 1.210 expedientes sancionadores entre enero y agosto, de los que 629 han sido aplicados a propietarios de perros potencialmente peligrosos por incumplimientos de la normativa que regula los animales de compañía en Andalucía.

Este catálogo de razas incluye a ejemplares de rottweiler, pit bull, american staffordshire terrier, doberman, staffordshire bull terrier, dogo argentino y fila brasileño. Estos canes pertenecen a una tipología racial que, por su carácter agresivo, tamaño o potencia de mandíbula tengan capacidad de causar lesiones graves a las personas o a otros animales, o también daños materiales.

Tanto las actuaciones de inspección como las de sanción, están relacionadas, en el ámbito de los animales de compañía en general, con la vigilancia, registro del animal y la prevención del maltrato animal. Si nos referimos a los perros potencialmente peligrosos, las inspecciones y sanciones se vinculan a la licencia, el seguro y las medidas de seguridad como la correa o el bozal.

compártelo en
Share

NINGÚN COMENTARIO

Deja un comentario