compártelo en
Share

El Hospital de Montilla atiende su parto número 8.000 cuyo protagonista fue un bebé llamado Carlos y cuyos padres, María Teresa y Rafael, son naturales de Aguilar de la Frontera.

Un equipo de profesionales del Hospital de Montilla atendió esta semana el parto número 8.000 registrado en el centro hospitalario desde que en 2004 se puso en marcha su área de Ginecología y Obstetricia. Lo han hecho dando la bienvenida a Carlos, un bebé de 3,260 gramos y 50 centímetros de peso que nació por parto natural.

El equipo de profesionales que atendió tanto a la mamá como al bebé durante el parto han sido la matrona Gloria Alcaide, la ginecóloga Inés Montilla, y la auxiliar de enfermería María Dolores Muñoz. Como detalle distintivo, el Hospital de Montilla ha entregado a los felices papás un gran ramo de flores.

En el Hospital de Montilla nacen una media de 450 niños y niñas al año. Desde el centro montillano se promueve que el parto sea de baja intervención;

  • los profesionales dejan que éste evolucione de forma natural, minimizando el empleo de tecnologías o medicación que rompen su curso normal.
  • Al mismo tiempo, se procura que la madre recupere el protagonismo de su parto, siempre que las indicaciones clínicas lo permitan y esté garantizada la seguridad.

Parto Humanizado

Elegir el modo en que la mujer desea dar a luz es una de las prestaciones incluidas en el Plan de Parto y Nacimiento de la Consejería de Salud y Familias, que también ofrece el Hospital de Montilla.

Para ello, cuenta en su área de Paritorio con distintas opciones y materiales como sillas de partos para simular parto en cuclillas, cama de parto que permite el cambio de posición durante la dilatación así como el parto en posición vertical, semisentada o lateral, pelotas de fitness para facilitar la movilidad durante la dilatación y monitor de registro cardiotocográfico con telemetría.

En el Hospital de Montilla se han reducido prácticas tradicionales que no aportan calidad en la asistencia y que pueden dificultar la recuperación de la madre, tales como episiotomías, rasurados, etc. Igualmente, cabe destacar que sólo se utiliza ayuda instrumental como fórceps o ventosas cuando la situación clínica lo requiere, siendo un porcentaje muy bajo -en torno al 10%- de los partos vaginales.

El Programa para la Humanización de la Atención Perinatal de la Junta de Andalucía tiene varios objetivos específicos, como la participación de la embarazada y la adecuación del entorno físico para su comodidad y seguridad durante el alumbramiento, la promoción de la lactancia materna desde el respeto de la decisión de la madre, la disminución de las intervenciones innecesarias en el uso de las ecografías, las cesáreas, las episiotomías y el rasurado perineal, la promoción de una atención multicultural del embarazo, parto y puerperio, además del desarrollo de medidas que contribuyan a fomentar la participación del padre tanto en el nacimiento como en el proceso de crianza, y la cohabitación madre-hijo/a.

Esta iniciativa pretende informar, facilitar, proponer y respetar la experiencia natural del parto. Las mujeres tienen la capacidad de decidir con antelación la posición que quieren adoptar para dar a luz y pueden dejar constancia de sus preferencias en cuanto a la participación de su pareja, el tratamiento y el manejo del dolor. Una vez que se haya producido el parto, también lo pueden hacer sobre la higiene y la alimentación de su bebé.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share
Share