compártelo en
Share

La Junta inicia los trámites para declarar Monumento Natural al Castaño Santo de Istán, un árbol singular malagueño que tiene una antigüedad de 800 años

El Consejo de Gobierno ha tomado conocimiento del inicio, por parte de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, de los trámites para que el Castaño Santo de Istán (Málaga) sea declarado Monumento Natural. Con esta declaración se establece un marco jurídico definido para su ordenación y gestión por su valor natural, cultural y paisajístico, facilitando su conservación y su puesta en valor y haciéndolo compatible con su interés público.

La declaración de Monumento Natural de carácter Biótico recoge aquellos elementos, poblaciones, comunidades o espacios cuya singularidad, valoración social, reconocimiento o interés predominante esté en sus características biológicas, como árboles centenarios, históricos o monumentales, colonias de aves o zonas de refugio de especies.

En el caso del Castaño Santo de Istán, su singularidad radica en que se trata de un ejemplar de grandes dimensiones y una edad que probablemente puede aproximarse a los 800 años, con un perímetro del tronco que alcanza 15 metros a una altura de 1,30 metros del suelo, llegando la base a alcanzar los 22 metros. Las dos ramas maestras, de grosores considerables, soportan una copa también con un gran diámetro. La superficie del Monumento Natural, según los límites propuestos, asciende a unos 2.000 m², en tanto que el terreno de la zona periférica de protección y de acceso es de más de 12.000 m2, sumaría un total aproximado de 1,4 hectáreas.

Ubicado en una finca de titularidad privada, el Castaño Santo de Istán ya cuenta con protección al encontrarse en la Zona de Especial Conservación ‘Sierra Bermeja y Real’, en la Reserva de la Biosfera Intercontinental del Mediterráneo Andalucía-Marruecos, así como en terrenos de lo que será el Parque Nacional Sierra de las Nieves. También se encuentra incluido en el Inventario de Árboles y Arboledas Singulares de Andalucía.

En cualquier caso, una de las amenazas que hoy día sufre el Castaño Santo, como cualquier ser vivo, es el paso de los años, pues a su antigüedad se une el descalce parcial del sistema radical debido a la retirada por causas naturales de la tierra de la base, así como a la afección que sufre por el ataque de insectos.

No obstante, por el estado vegetativo que presenta en la actualidad no parece encontrarse comprometida su pervivencia. Pese a ello, en los dos últimos años se han retomado reuniones con los propietarios de la finca y el Ayuntamiento de Istán con el objetivo de firmar un convenio para la protección y conservación del Castaño Santo, que acompañe a su declaración como Monumento Natural.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share
Share