Apretada agenda del Sucesor de Don Bosco

Apretada agenda del Sucesor de Don Bosco

compártelo en
Share

D. Pascual Chávez Villanueva, noveno Rector Mayor (emérito) de la Sociedad Salesiana visita hoy Montilla, para cumplir con el “compromiso moral” de venir, convirtiendo a Montilla en uno de los tres lugares en el mundo que han sido visitados por todos los rectores mayores salesianos.

D. Pascual Chávez Villanueva, en un intensísimo día visitará el propio Colegio Salesianos, el Colegio de la Asunción, la Casa de las Aguas, la Basílica Pontificia de San Juan de Ávila, la Parroquia de San Francisco Solano, comida de confraternización con los salesianos montillanos, tras la cual seguirá una tertulia en el teatro del el propio colegio, y el día terminará con una eucaristía a las 20 horas

En la actualidad, el Rector Mayor de la Sociedad Salesiana, el décimo,  es Don Ángel Fernández Artime, que visitó nuestra ciudad el 9 de mayo de 2016.

“El Rector Mayor, superior de la Sociedad Salesiana, es el Sucesor de Don Bosco, el padre y el centro de unidad de la Familia Salesiana” (Const. 126). “Vuestro primer Rector ha muerto. Pero nuestro verdadero superior, Cristo Jesús, no morirá. Él será siempre nuestro maestro, nuestro guía, nuestro modelo; pero recordad que, a su tiempo, Él mismo será nuestro juez y recompensará nuestra fidelidad en su servicio” (Testamento espiritual de Don Bosco).

 D. Pascual Chávez Villanueva fue elegido por el XXV Capítulo General, el día 3 de abril de 2002, y reelegido por un segundo mandato en 2008. Es el IX sucesor de Don Bosco. Ocupó este cargo hasta el 24 de marzo de 2014.

Don Chávez es mexicano, nacido el 20 de diciembre de 1947, en Real de Catorce (San Luis de Potosí), zona minera en el corazón del norte de México. Tras algunos años, la familia se traslada a Saltillo (Estado de Coahuila), en donde Pascual frecuenta la escuela salesiana “Colegio México”; aquí nace su vocación y madura su intención de seguir a Don Bosco. Realiza su primera profesión en agosto de 1964, en Coacalco, y en agosto de 1970 se convierte en salesiano con votos perpetuos, en Guadalajara. Recibió el ministerio diaconal el 10 de marzo de 1973, también en Guadalajara, y siempre en la “Perla Tapatía”, capital del Estado de Jalisco, es ordenado sacerdote el 8 de diciembre de 1973.

Pasa sus primeros años de ministerio en la comunidad de jóvenes salesianos en formación de Chapalita (Guadalajara). Desde 1975 a 1977 estudia en Roma en el Instituto Bíblico, en donde obtiene la licenciatura en Sagrada Escritura. El nuevo Rector Mayor fue director del Instituto Teológico de San Pedro Tlaquepaque desde 1980 a 1988, donde enseñó Sagrada Escritura.

Desde 1986 a 1994 fue Inspector de esta misma provincia que comprende todo el norte de México hasta la frontera con los Estados Unidos. En 1995 inicia su doctorado de Teología Bíblica y reside en Madrid-Carbanchel, donde permanece hasta conseguir el título en la Universidad Pontificia de Salamanca (España). En 1996, durante el CG 24, le llega una llamada telefónica del Rector Mayor, don Vecchi, que le propone ser Consejero Regional para la Región Interamérica, pese a no ser miembro de derecho de aquel Capítulo. Aceptada la propuesta, se transfiere a la Casa Generalicia de Roma, en donde reside actualmente. Además de participar en el CG 25, don Chávez participó también como capitular en el CG 23 de 1990, entonces trabajó también como miembro de la comisión precapitular.

De profunda cultura escriturística, es notable en él el sentido de las cosas, que le hace ser un hombre práctico y concreto, hijo de aquella sensibilidad latinoamericana que ajusta su lectura cristiana de la vida sobre el hombre y la realidad cotidiana. La puesta al día continua sobre los hechos de la vida y de la historia, lo han vuelto especialmente atento a los signos de los tiempos. Como prueba de todo ello, su entusiasmo demostrado para consolidar y reforzar la obra de los oratorios de frontera iniciada por su predecesor, el P. Humberto Meneses, un servicio a los más pobres y abandonados en Tijuana (México).

Aunque no haya tenido nunca ocupaciones de pastoral directa con los jóvenes, ha sido siempre fuerte en él el sentido salesiano del contacto con los muchachos, para los que orientó su misión como responsable de la Inspectoría de México-Guadalajara. Los jóvenes con los que trabajó directamente fueron los salesianos en formación teológica de Tlaquepaque, a quienes transmitió, no sólo su formación escriturística, sino también su pasión salesiana por los jóvenes.

Como Consejero Regional ha animado una región que abarca 14 inspectorías, muy variada por cultura, tradiciones, tenor de vida, vivencia religiosa y salesiana. En efecto, la región comprende naciones de Norte y Centroamérica, del Caribe, y del arco andino de Sudamérica (Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú y Bolivia). La animación que ha dirigido se ha centrado en los objetivos prefijados y ha conseguido amalgamar su acusada multiplicidad, así como visitar todas las inspectorías al menos una vez al año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.