Andalucía registra casi 2.000 hectáreas menos de superficie quemada respecto a la media del último decenio. La eficacia y profesionalidad del dispositivo del Plan Infoca logran que el 80,86% de los incendios forestales quede en conato

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, ha presentado en el Parlamento andaluz los resultados de la campaña de extinción de incendios forestales, que a fecha de 9 de octubre ha contabilizado un total de 721 siniestros, de los cuales quedaron reducidos a conatos -fuegos que no alcanzan la hectárea de superficie afectada- el 80,86% (583). En total, se han visto afectadas 3.430,04 hectáreas de terreno forestal, de las que 934,70 corresponden a superficie arbolada y el resto a matorral, una cifra muy por debajo de la media del decenio establecida en 5.750,75 hectáreas.

De las 721 intervenciones, 130 se originaron en los meses previos al periodo de alto riesgo, de enero a mayo, afectando a una superficie de 418 hectáreas. Además, el Plan Infoca ha llevado a cabo este año, como apoyo a otros servicios de extinción, un total de 168 intervenciones en suelos no forestales, de las que 126 se corresponden con actuaciones en suelo agrícola, y otras 42 en suelo urbano.

Según Fiscal, quien ha calificado la campaña como “relativamente aceptable”, estos datos vienen a consolidar la eficacia, entrega y profesionalidad de los 4.500 profesionales del dispositivo del Plan Infoca, todo un ejemplo a seguir en España y una referencia para otros países. En este sentido, ha destacado las duras condiciones climatológicas de este verano, con temperaturas muy elevadas, que ha incidido en un mayor riesgo para la declaración y propagación de incendios.

En esta campaña, los puntos de Andalucía con una mayor frecuencia de incendios han sido: Córdoba capital, con 19; Andújar (Jaén), con 13; Jaén capital, con 12 y Aznalcázar (Sevilla), Pinos Puente (Granada) y Jerez de la Frontera, Barbate y Villamartín, en la provincia de Cádiz, con 11.

Del conjunto de intervenciones realizadas durante este periodo, el titular de Medio Ambiente ha destacado el fuego declarado el pasado 28 de agosto en El Castillo de las Guardas (Sevilla), el único gran incendio forestal que hasta el momento se ha registrado en Andalucía y uno de los 20 producidos en España. El siniestro, que fue intencionado y tuvo varios focos iniciales, llegó a movilizar a unos 362 efectivos que trabajaron con temperaturas superiores a los 40 grados y que afectó a un total de 1.845 hectáreas (80 pertenecientes a la provincia de Huelva), 396 de ellas de superficie arbolada. Durante este incendio, declarado de nivel 1, el dispositivo del Infoca tuvo que intervenir, además, en otros 13 fuegos originados en distintos puntos de Andalucía, desplegando más de 380 profesionales, 23 medios aéreos y una veintena de vehículos pesados de extinción, y cuya efectividad logró que quedaran reducidos a ocho conatos y cinco incendios.

Además del incendio de El Castillo de las Guardas, localizado en una zona de la provincia de Sevilla en la que se han registrado más de 40 incendios en los últimos cinco años, incluido 2016, el consejero ha destacado el originado el 12 de julio en la localidad de La Línea de la Concepción (Cádiz), también de nivel 1 y que calcinó 450 hectáreas. De forma simultánea se declaró otro fuego en San Roque, en el paraje Montes de la Alcaidesa, que afectó a 16 hectáreas de superficie arbolada.

De la provincia de Huelva, Fiscal ha recordado los siniestros acaecidos en el término municipal de Gibraleón los días 12 y 13 de julio y que afectaron a una superficie de 40 y 18 hectáreas, respectivamente; el del Cerro del Andévalo (39 hectáreas), la Zarza (75 hectáreas) y Nerva (130 hectáreas). Otro de los fuegos a resaltar es el producido en Archidona, en la provincia de Málaga, que afectó a 119 hectáreas y en el que se movilizaron más de 300 profesionales.

En cuanto a las causas que han originado los incendios forestales en Andalucía, Fiscal ha asegurado que una vez más el mayor porcentaje de los investigados corresponde a los provocados por negligencia (22,64%), seguido por los intencionados (19,63%). Cabe señalar que casi el 46% de los fuegos está aún en fase de investigación.

En esta línea, el consejero ha pedido la colaboración ciudadana y la complicidad de todos los grupos políticos para poner a disposición de la justicia a quienes incendian el monte y ponen en riesgo la vida de los residentes y equipos de extinción, además de dañar la economía de los territorios, a los que ha calificado como “terroristas ambientales”. Igualmente, ha hecho un llamamiento a todos los responsables de las instalaciones que están en contacto con espacios forestales para que elaboren y ejecuten los planes de autoprotección y mantengan en perfecto estado los puntos hidrantes o de toma de agua.

En el transcurso de su intervención, el consejero ha explicado que el dispositivo del Plan Infoca, con un presupuesto en 2016 de 164 millones de euros, ha destinado 81.744.962 euros, casi el 50%, a trabajos de prevención. Estas tareas incluyen el tratamiento y manejo de la vegetación, mantenimiento de los cortafuegos mediante el pastoreo controlado, adecuación de caminos forestales, así como acciones dirigidas tanto a propietarios particulares de fincas, administradores de infraestructuras, colectivos específicos, ayuntamientos, comunidad educativa y sociedad en general.

Prevención para proteger el monte
Para Fiscal, la prevención es fundamental en la planificación y política forestal que desarrolla la Junta para proteger el monte andaluz. No en vano, los tratamientos de carácter forestal han supuesto la actuación mecanizada sobre 2.638 kilómetros lineales de cortafuegos y manualmente en otros 6.886 kilómetros. A ello hay que sumar la adecuación de unos 1.700 kilómetros de caminos forestales. Además, el uso del pastoreo controlado de ganado con fines preventivos (Plan RAPCA) ha supuesto la actuación en más de 3.100 kilómetros lineales de cortafuegos, con 115.684 cabezas y 133 contratos firmados entre la consejería y los pastores.

A estas tareas de prevención hay que añadir la restauración de las zonas afectadas por los incendios, tal y como se está haciendo en Quesada (Jaén) y Lújar (Granada), con una inversión superior a los 2,4 millones de euros, a los que hay que sumar un expediente de 500.000 euros, ya ejecutado por la empresa pública Tragsa y financiado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. También se han destinado más de 150.000 euros a los trabajos de restauración de la zona de arbolado que resultó quemada en el incendio de la sierra de Gádor (Almería) y se está actuando en Torres (Jaén), en un primer proyecto que cuenta con un importe superior a los 196.000 euros.

La campaña del Plan Infoca ha contado este año con 4.500 profesionales y a ellos se suman 155 vehículos pesados de extinción (98 autobombas y 17 nodrizas), ocho unidades móviles de meteorología y transmisiones (UMMT), una unidad de análisis y seguimiento de incendios forestales (Unasif), así como 39 medios aéreos, de los que 33 son contratados directamente por la Junta de Andalucía, cinco son del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y uno de la empresa pública Enresa.

compártelo en

NINGÚN COMENTARIO

Deja un comentario